Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Montse Merino: "La música ayuda a restaurar las áreas del cerebro en las que resuena"

"Esta terapia musical fortalece los tratamientos de la epilepsia, el cáncer o el alzhéimer"

Montse Merino, al piano. // Faro

-¿Qué es la musicoterapia?

-La utilización del sonido de la música, junto con otro tipo de observaciones médicas y psicológicas, para mejorar la salud y la calidad de vida. Todo como un proceso científico, que parte de una valoración y se va modificando según los cambios, y siempre a cargo de un profesional acreditado

- Denuncia el intrusismo laboral.

-Sí.Un músico acude a un Hospital con buena intención, hace llorar a un paciente o saca fuera sus sentimientos, ¿cómo recoge después eso? ¿Le va a venir bien esa excitación a una persona aislada? No se trata de tocarles un par de canciones y dejarlos después.Se requiere especialización, sobre todo para los enfermos graves. La terapia es delicada. No se deben mezclar las profesiones. Todos tenemos sitio, pero no somos sustituibles.

- En Agamus y su Máster utilizan el modelo Casa Baubo, creado por usted. ¿De qué se trata?

- Es un modelo para ámbitos distintos como el comunitario, con grupos específicos como las víctimas de violencia de género o los drogodependientes, el clínico, el social, el sanitario o el educativo, donde podemos facilitar que los alumnos con dificultades consigan ser uno más. La música mueve emociones, accede a todos los espacios que configuran el ser humano: lo fisiológico y lo mental, emocional y cognitivo. Es una vibración que relaja, activa, se puede sentir en los huesos y los músculos? El sonido sirve de canal entre lo interno y lo externo; resuena en diversas áreas del cerebro y ayuda a restaurarlas.

- ¿Cómo son los estudios en el Máster que organizan?

-Se estudia física, neurología, filosofía? Al ser humano completo. Los alumnos cursan muchas horas de adestramiento musical, y asignaturas específicas de musicoterapia. Colabora el más prestigioso neurocientífico actual, el Dr. Robert Zatorre, e imparten clase músicos como el pianista Abe Rábade.

- Agamus ofrece servicios gratis para quien no pueda costearlos.

-Los doctores Banerji son unos médicos indios que la mitad del día trabajan cobrando y la mitad gratis, para la gente sin recursos. Esa es mi filosofía de vida.

- ¿La musicoterapia funciona de forma autónoma?

-Muchas personas acuden a ella como algo mágico, pero no funciona sola, es parte de un tratamiento. Tiene aplicaciones muy variadas, como el mantenimiento de zonas operadas, pero siempre es el complemento a otras terapias, que también es algo importante, no depender exclusivamente de fármacos. Yo llevo sin medicarme, ni un ibuprofeno, desde 2003. El cuerpo se encarga de producir lo que necesita, cuando nos medicamos lo atrofiamos. Hay quien toma 4 medicamentos y mejoraría antes con solo uno.

- ¿Podría dejarnos una 'playlist' para el bienestar?

-Es algo muy personal. Lo que para ti puede resultar relajante, estresará a otra persona. Relacionamos la música con vivencias. No existen las recetas musicales, sin una valoración previa de la persona. Lo importante es que la música resuene contigo. Si alguien está agitado no puedes ponerle algo suave, seguramente sea mejor "meterle caña" primero, también un fisioterapeuta intensifica la tensión antes de la relajación. Si está depresivo deberías entrar con algo triste para empatizar con él.

- ¿Utilizan música grabada?

En algún caso, pero eso no es musicoterapia. Que alguien dijera "Tienes que escuchar Shakira 5 veces al día, es alegre" no serviría para nada. Debe haber un estudio de qué sonidos evocan algo positivo o negativo, trabajamos a partir de eso. El de unas llaves, por ejemplo, puede hacer a un niño alegrarse, y a otro irse de vientre del miedo, si vivió violencia familiar.

- Uno de sus proyectos es 'Quién se ocupa de cuidar de los músicos'.

-Una persona que vive del escenario necesita del público, sin ellos no es nada. Tiene que ofrecer un producto interesante, y mantener eso supone una inversión brutal, y estar expuesto. Cualquiera que aspire a crear obras va a ser siempre comparado. En general, los artistas lo pasan mal. Llega alguien que llama la atención y se lleva tu público. Incluso cada instrumento está asociado a unas patologías concretas, según la postura y los movimientos que requiera. Un concierto no muestra lo que hay detrás.

- ¿Cuáles son las aplicaciones de la musicoterapia?

- Podemos trabajar la epilepsia, el coma (para activar el cerebro latente), o el cáncer, tanto en fases muy avanzadas como en su estado inicial. El cáncer daña mucho la identidad. Es un golpe muy grande. He trabajado también con el alzhéimer. La musicoterapia ayuda a preservar la memoria, y traer a la persona al cuerpo. No curamos el cáncer, y un paciente necesita un médico tradicional, pero nosotros tenemos que ver con el alma, que ya no es poco.

- ¿También frente al autismo?

-Claro, porque la música ayuda a activar canales que no tienen relación con las palabras. Tanto los superdotados como los autistas pueden pensar varias cosas simultáneamente y convertir la mente en un caos. La música ayuda a fortalecer el pensamiento menos lineal: estás tocando y escuchándote y a la vez intentas no perder la concentración de lo que interpretan los demás. La musicoterapia también sirve para la depresión, controlar el temblor del Párkinson?

- ¿La musicoterapia es válida para todas las edades?

-Sí, incluso antes de nacer, en el vientre, y justo antes de la muerte, cuando puede ayudar a aceptarla lo mejor posible, asumiendo que te vas. Trabajamos para que haya musicoterapia en los conservatorios, los centros escolares y el sistema sanitario. La educación debería basarse en la conexión de todo. A través de la música, puedes trabajar las matemáticas. Donde resuena un sonido, pueden resonar también el dibujo, la lengua? Hay partes del sistema nervioso que se activan igual con la música que con las matemáticas, y composiciones de Mozart o Beethoven estructuradas a partir del número áureo.

- Sus investigaciones muestran la relación entre lo físico y lo psíquico.

-Y por eso una de las enfermedades que más gente se lleva es el estrés, causando infartos, enfermedades de la piel? Cuando te pones nervioso, hay reacciones físicas inmediatas. Un susto muy grande puede postrarte en una cama.

- ¿Hasta dónde llega el poder de la música?

-No decides ni el ritmo de los latidos ni el de tu respiración, así que el pulso, a nivel neurológico, se relaciona con el cuerpo. La melodía está vinculada con la parte emocional. Y la armonía es el proceso mental de organización. Cada una de estas tres esferas se relaciona con una parte distinta del sistema nervioso. Tú te identificas con la música que escuchas, y esta elección también te define, ayuda a entenderte.

- En la página de Agamus hablan de tumbar el mito de la perfección.

-Parte de nuestra felicidad implica aceptar cómo somos. Siempre estamos intentando alcanzar lo imposible, conseguir todas las metas: que vuelvan atrás los años, ser igual que modelos de persona que en muchos casos ni siquiera existen. Nos comparamos en lugar de ver lo que hay en nosotros. Deberíamos vivir sin esperar tanto de la vida. No podemos planificarlo todo.

Compartir el artículo

stats