30 de agosto de 2017
30.08.2017

Domingo Villar: "En 1973 conocí a mi amigo Xosé Lloves en Panxón"

"Solo pasamos un verano en casa de los Trabazo, pero para mi familia y para mí supuso una huella grande"

30.08.2017 | 02:21
El escritor vigués Domingo Villar // Héctor Paz Otero

Domingo Villar (Vigo, 1971) publica su primera novela, Ollos de auga" en 2006. En ese momento tuvimos la primera toma de contacto con uno de los inspectores predilectos de nuestra literatura. Villar nos presentaba al inspector Leo Caldas, su solitario y tímido personaje que tratará de descubrir el asesinato de una joven saxofonista en Vigo. Hubo que esperar a 2009 para que el inspector Leo Caldas regresara, de la mano de A praia dos afogados, para investigar la aparición de un marinero muerto en la playa de Panxón. Precisamente es en este escenario donde el escritor vigués relata cómo fue el verano más especial que recuerda. De aquellas, a pesar de su corta edad, con apenas dos años cumplidos, Domingo conoció a Xosé Lloves, un niño de su edad que por pura casualidad y tras el transcurso de 45 años, acabó por convertirse en uno de sus mejores amigos.

A pesar de no recordar momentos específicos de sus vacaciones, Domingo resalta la importancia de las mismas. "En aquel verano conocí a mi amigo Xosé Lloves. No recuerdo mucho, ya que tenía dos años, pero sí que recuerdo los momentos vividos con Xosé a través de las fotografías y las historias que me cuentan".

Los amigos se juntaron por pura casualidad ya que vivían en dos casas cercanas, propiedad de Antonio Trabazo, otro de los protagonistas del verano de Domingo. "Allí en Panxón había una familia de marineros. Antonio Trabazo era un veterano que había surcado los siete mares y que ahora ya estaba jubilado", explica Domingo. "Vivía con su hija Mari Carmen y con su yerno, conocido por todo el mundo como Pepe "O Bravo", un marinero de Panxón que había trabajado en Terranova y que sigue saliendo al mar de vez en cuando", apunta el escritor vigués.

Para fortuna de Villar, la familia alquilaba dos de sus propiedades,a las que fueron a parar él y su amigo Xosé. "Alquilaban dos casas. En una coincidió la familia de mi amigo Xosé, y en la otra caímos los Villar. Aunque de aquellas solo estábamos mis padres, mi hermano Alfonso y yo; mis hermanos pequeños todavía no habían nacido", señala.

En la casa de los Villar habían por tanto cuatro componentes, frente a los ocho que habitaban en la casa de los Lloves. "Es curioso porque mi madre me dijo que hacíamos más barullo en nuestra casa y que se nos escuchaba más por la noche a nosotros dos que a ellos seis", indica Domingo, antes de añadir que "Xosé era más tranquilo y así sigue siendo". Sobre si los Villar eran quizá los más "revolucionarios" el escritor contesta que no los más revolucionarios pero sí "los más revoltosos y los más llorones".

Domingo Villar y su amigo Xosé en Panxón en 1973. // FARO

"En la fotografía por ejemplo se nos ve a mi amigo Xosé y a mí en la playa de Panxón. Estamos ahí al gobierno de mi piragua" apunta Domingo. "En esa época Panxón no estaba tan urbanizado como vemos hoy en día e incluso había dunas", apunta.

Conocer a todas estas personas en 1973 fue además fundamental en el ámbito profesional. Su aclamada novela de A praia dos afogados está muy relacionada con toda esta gente que se cruzó por su vida ese verano. "Cuando precisamente me estaba documentando para escribir mi libro hubo varias personas de ese verano que tuvieron que ver. Por ejemplo, de Antonio Trabazo, que era aquel marinero veterano, cogí prestado el nombre para el médico que ayuda a Caldas con su investigación", señala el escritor. Aún así, no fue Trabazo el único que intervino en la que sería una de sus obras más significativas. "Con Pepe "O Bravo", estuve hablando varias veces y me contó muchos de los secretos del mar. Me explicó las prácticas en Terranova, me acerqué con él al puerto y al mar. De alguna manera me abrió a su mundo y aprendí a ver el trabajo de los marineros por sus ojos", destaca.

"Solo pasamos un verano en casa de los Trabazo, pero para mi familia y para mí supuso una huella grande. Mi padre además hizo buenas migas con el marinero ese verano", indica el escritor. En el caso de su amigo Xosé, Villar afirma que sigue siendo "de mis mejores amigos" a pesar de que Lloves viva la mayor parte del año en Namibia. "Seguimos siendo amigos 45 años más tarde. Cada vez que estamos juntos no perdemos la oportunidad de brindar, aunque sea sin piragua", admite entre risas.

De hecho, Domingo apunta que este verano han estado juntos en varias ocasiones en la playa y que, en este caso, no ha sido la única persona relacionada con su infancia con la que se ha reunido este verano.

Lugar de reencuentros


El escritor vigués señala que continúa yendo a Panxón en la actualidad, porque es inevitable que allí "guarda muy buenos recuerdos".

Hubo un encuentro que marcó precisamente su estancia en Panxón en estas vacaciones. ". Este verano estuve con Pepe "O Bravo", coincidimos en la Rampa del puerto de Panxón y nos dimos unos buenos abrazos", destaca el escritor.

A pesar de haber crecido, Domingo explica que el marinero no lo deja de ver como aquel niño del verano de 1973. "Yo noto que el me mira y sigue viendo a un niño pequeño", indica, antes de añadir que "de hecho, me trata así todavía, me frota la cabeza y tiene gestos conmigo que yo entiendo que deberían ser parecidos a los que hacía con aquel Domingo Villar de dos años que pasó aquel agosto en su casa", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2018/2019

Calendario laboral 2018 en Galicia

Calendario Laboral 2018 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2018/2019 .

 

 

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia