07 de agosto de 2017
07.08.2017

Los vikingos adelantan su ataque por la marea y dejan a parte del público sin ver el desembarco

Decenas de miles de personas asisten a la invasión de los guerreros nórdicos en Catoira que comenzó media hora antes de lo previsto

07.08.2017 | 02:05

Los vikingos volvieron a atacar Catoira, pero lo hicieron cuando los lugareños aún no habían tomado posiciones para defender las Torres do Oeste frente a la anunciada y anual invasión.La bajamar dificultaba enormemente el gran desembarco, sobre todo porque amenazaba con dejar encallada a la flota y enterrados en el fango a los bravos guerreros nórdicos en el momento que estos saltaran de los temibles drakkar. Ya fuera por el estado de la marea, por el viento que dificultaba la remontada del cauce a vela o por otros motivos, lo cierto es que la estrategia de los invasores fue modificada respecto a años previos, para enfado de quienes se perdieron el espectáculo.

Lo que hicieron fue anticipar casi media hora la operación, de forma que muchos de los que iban a defender el poblado o a presenciar desde bien cerca el conflicto bélico llegaron tarde a sus trincheras.

Se trataba de una nueva edición de la tradicional Romaría Vikinga -ya van 57-. Su plato fuerte, la dramatización del desembarco, comenzó a las 12.30 horas de ayer, cuando estaba anunciada para la una de la tarde. Pero a esa hora ya había terminado, de ahí que entre las decenas de miles de personas de todas partes de Galicia y otras regiones españolas que se desplazaron al lugar de los hechos hubiera muchos que se quedaron con las ganas de disfrutar de esta Fiesta de Interés Turístico Internacional, pues cuando consiguieron alcanzar las inmediaciones del río Ulla para presenciar el acontecimiento vieron que ya había pasado.

Y es que, como queda dicho, los cinco barcos de guerra habilitados en esta ocasión remontaron el río con sus fueraborda antes de lo previsto. Con tanta antelación que incluso reunieron en cubierta a menos guerreros de lo que suele ser habitual.

Cuatro de las cinco naves hicieron una pasada frente a las torres do Oeste cuando faltaban aún veinte minutos para las 13.00 horas y sonaban ya las estruendosas bombas de palenque que en cada edición alertan de la invasión.

Tras navegar cerca de la orilla, para deleite del público que sí había tenido la fortuna de llegar a tiempo y situarse en primera línea de río, los barcos se detuvieron un rato para tratar de hacer tiempo. A las 12.45 la primera de las naves, la de mayor puntal y la dotada de la más nutrida y ruidosa tripulación, realizó la maniobra de aproximación. Lo hizo por la cara norte de las, como siempre, masificadas Torres do Oeste, de ahí que muchos de los espectadores que esperaban en tierra su llegada ni se percataran de ese primera ataque.

Minutos después de que los primeros guerreros pusieran pie a tierra, y antes de que la campana anunciara la una, empezaron a llegar, ahora sí por la cara sur de las Torres do Oeste y con las velas desplegadas, otros dos drakkar ávidos de conquista, mejillones cocidos y vino tinto del Ulla.

De este modo el desembarco fue tan rápido como descoordinado, apresurándose las naves a retirarse de la escena del desembarco a medida que lo completaban para que pudieran acercarse a la orilla los dos barcos que aún hacían tiempo en el Ulla a la espera de que llegara su momento. Finalmente consiguieron desembarcar los vikingos, tanto hombres como mujeres, que viajaban en las cinco naves, recibidos como manda la tradición al grito de "¡Úrsula, Úrsula!", que significa victoria en su lengua.

Se vivieron las escenas habituales, con guerreros subidos a lo alto del mástil de sus buques, otros lanzándose al agua con más pena que gloria -ya que se quedaron atrapados en el fango- y con la mayoría derrochando energía y ganas de agradar a un público como siempre entregado que presenció la incursión tanto al pie de las Torres do Oeste como desde el puente interprovincial Catoira-Rianxo y desde los montes y escolleras situados en la orilla coruñesa del Ulla.

Una vez más hay que hablar de una masiva afluencia de público y de un espectáculo aderezado con todo tipo de alicientes, gracias sobre todo al Mercado Vikingo instalado en el recinto fortificado y a las actividades folclóricas y gastronómicas llevadas a cabo en el mismo, con actuaciones musicales y de baile, degustación de mejillones al vapor y posibilidad de adquirir todo tipo de productos propios de toda feria o romería que se precie.

Antes del almuerzo campestre, que para muchos de los asistentes se convirtió en el momento idóneo para recuperarse tras la resaca de varios días de frenesí, el Concello de Catoira volvió a hacer historia recordando aquellas incursiones vikingas y lo importantes que resultaban recintos defensivos como el suyo para proteger a la ciudad de Santiago y al conjunto de Galicia.

Y tanto antes como después del desembarco, al igual que había sucedido en días previos, continuaron las actividades, ya fuera en el citado recinto o bien en la playa fluvial o en la alameda situada en el entorno de la iglesia y la casa consistorial, donde en horario vespertino la importante y demandada colección de juegos populares del Concello de O Grove constituyó un aliciente extra para vecinos y visitantes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2017/2018

Calendario laboral 2018 en Galicia

Calendario Laboral 2018 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2017/2018 .

 

 

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


Enlaces recomendados: Premios Cine