El Parlament balear aprobó ayer con los votos de los partidos de izquierda y la oposición del PP y Cs una ley que prohíbe expresamente maltratar y matar a los toros, por lo que los toreros solo podrán emplear el capote y la muleta, ni banderillas, ni estoques, ni puntillas.

La Ley de Corridas de Toros y Protección de los Animales de las Islas Baleares establece que en cada corrida solo se puedan torear tres animales durante un tiempo máximo de 10 minutos cada uno, transcurrido el cual los animales volverán a los corrales y después a sus ganaderías de origen.

"Los únicos utensilios" de los que podrá servirse el torero y sus auxiliares son el capote y la muleta, pero "ningún instrumento punzante que pueda provocar heridas o la muerte del toro", al que tampoco se podrán lanzar objetos. Finalizado el espectáculo, el personal veterinario hará un reconocimiento de los toros para "comprobar su estado sanitario y el bienestar del animal"