Los políticos trabajan “a corto plazo”, por culpa de las elecciones, pero esa no es la manera en la que trabaja la ciencia, subrayó hoy en Santiago el premio Nobel de Física Serge Haroche, que mantuvo un encuentro con los medios y que mañana ofrecerá en el centro Abanca de Santiago una conferencia en la que abordará, entre otros temas, la necesidad de apostar por la ciencia básica. En esa línea, conminó a los gobernantes a cubrir esa línea de investigación que no ofrece resultados a corto plazo, sino que incluso pueden pasar décadas, pero que se traduce en la actualidad en móviles, resonancias magnéticas nucleares o GPS.

En esa línea, el Nobel francés nacido en Casablanca e invitado por el programa ConCiencia, dirigido por el físico Jorge Mira, señaló que “todas las invenciones” vinene de la ciencia básica y que además sus autores no tenían idea de “cuáles serían las aplicaciones de lo que hacían”. En algunos casos, apostilló, estarían “sorprendidos”. Citó el ejemplo de Wilhelm Conrad Röntgen, cuyo descubrimiento, los rayos X, se llaman precisamente así porque sus aplicaciones en un primer momento eran conocidas. El científico francés recurrió también a Röntgen para resaltar cómo rechazó registrar patentes vinculadas a su descubrimiento por estar convencido de que el conocimiento que se desarrolla en el ámbito académico debe ser para la humanidad y no beneficiar a alguien en concreto.

Haroche lamentó que “hoy vemos exactamente lo opuesto”. “Ahora todo debe traer dinero y debe traer dinero rápido, pero rápido y dinero están contra el tiempo y la confianza que necesitas para hacer ciencia básica”, defendió. “Si se deja de hacer ciencia básica se destruye el campo de posibles aplicaciones posteriores”, advirtió, algo que se debería “hacer ver a los políticos”, justo una de las misiones que considera que asume al recibir el Nobel.

En el encuentro, Haroche reinvidicó que sean instituciones públicas las que financien la ciencia básica y que la aplicada se deje a las empresas, a las que se puede estimular con incentivos fiscales, aunque considera que habría que fiscalizar si esos incentivos se utilizan o no para investigar.

Computación cuántica

En relación a la computación cuántica, un terreno que abrirían las investigaciones por las que llevó el Nobel, sostiene que es un tema que se ha “sobrevendido” porque todavía queda un “largo camino” por recorrer. Que trabajos como el suyo solo han puesto los “ladrillos básicos” y que es una incógnita predecir qué deparará. En ese contexto, aludió al ejemplo de Einstein: “Einstein nunca dijo que habría un GPS, pero no habría GPS sin las ideas de Einstein”.