06 de junio de 2017
06.06.2017

Portugal, el nuevo refugio de los famosos

Madonna es la última en sumarse a tener casa en el país luso, algo de lo que ya disfrutan Mónica Belucci y Christian Louboutin

06.06.2017 | 02:12
La cantante Madonna. // Reuters

El aterrizaje de Madonna en Lisboa ha confirmado la tendencia que alcanza desde Monica Bellucci a Christian Louboutin: Portugal es el nuevo epicentro de los famosos, que compran casa en el país atraídos por la tranquilidad y seguridad de la considerada California europea.

El encanto de Lisboa, las playas del Algarve y los llanos del Alentejo han ganado en seducción en los últimos meses sin que esté claro cómo comenzó el trasiego, aunque muchos apuntan a que se inició a gran escala cuando el actor John Malkovich dijo que quería jubilarse en Portugal.

Entre los primeros en pasar del deseo a la realidad figuran los diseñadores Christophe Sauvat y Christian Louboutin, el creador de los zapatos que siempre pisan en rojo, y que cuenta desde hace años con casa en Lisboa y refugio en la región del Alentejo. Son los comienzos sólidos de una tendencia que cobra fuerza entre las celebridades que convierten Portugal en su segunda casa y disfrutan del sol y el carácter luso, alejado de los tópicos y dotado de una calidez que elogian los también residentes, Eric Cantona y Monica Bellucci.

La actriz italiana revolucionó Lisboa en noviembre, cuando se filtró, rompiendo la habitual discreción que rodea este tipo de transacciones, que había comprado casa en el centro de la ciudad. Ahora le sigue los pasos Madonna. Tras ser vista pidiendo información sobre colegios, parece inminente la llegada de la reina del pop a Portugal.

Ahora le sigue los pasos Madonna, que ha publicado en su cuenta de Instagram sugerentes instantáneas del Monasterio de los Jerónimos o un paseo a caballo en playas de la región del Alentejo, a la que sus seguidores denominan la "California de Europa". Tras ser vista pidiendo información sobre colegios, parece inminente la llegada de la reina del pop a Portugal, donde la prensa, afanada por descubrir dónde vivirá, ha dado casualmente con otra sorpresa: Phil Collins también se dirige a Lisboa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca