Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jesús G. Maestro: "El grado de racionalismo de una sociedad lo mide su literatura"

"La situación de la educación es insalvable porque el sistema es incapaz de renovarse", aseguró el profesor de literatura, que presentó su libro "El origen de la literatura"

De izqda. a dcha., los profesores de literatura Jesús G. Maestro y Miguel Ángel Candelas. // Ricardo Grobas

"Los colegios son ludotecas, donde los niños se va a jugar; las enseñanzas medias son centros experimentales donde se ponen a prueba todo tipo de patologías sociales para ver cómo reacciona la gente, y las facultades de letras son un manicomio con personas que tienen algún tipo de patología que el sistema académico, en lugar de resolver, legitima e incluso potencia". Esta fue la primera premia crítica con la que abrió su intervención Jesús G. Maestro, profesor en la Facultad de Filología y Traducción de la Universidad de Vigo y autor de la teoría literaria de la transducción, que ayer presentó en el Club Faro su libro "El origen de la Literatura. ¿Cómo y por qué nació la Literatura?" (Anthropos Editorial). Su colega de departamento, Manuel Ángel Candelas, profesor de Literatura Española de la Universidad de Vigo, fue el encargado de presentar la conferencia-coloquio.

Maestro explicó esta teoría literaria, basada en el Materialismo Filosófico de Gustavo Bueno, y que sostiene que el esquema de comunicación de Roman Jakobson basado en tres elementos (autor, obra y lector) está superado y que esta no puede entenderse sin un cuarto jugador: el transductor, que es el agente que transmite el mensaje y que este, por el hecho mismo de ser transmitido, es a su vez transformado. Y como ejemplo puso el juego de la cadena de mensajes, en el que una frase se transmite de boca a oreja y se va modificando hasta acabar siendo otro diferente.

Asimismo, aseguró que en la literatura lo inteligible es más importante que lo sensible. "La literatura ha legitimado más patologías incluso que la democracia ha justificado políticamente. ¿Por qué? Porque la literatura, por sus propios contenidos, hace pensar a la gente que los sentimientos son más importantes que las razones, es decir, que lo sensible es más importante que lo tangible, y esto no es así", afirmó.

Es más, en su opinión, la literatura de una sociedad dice mucho de cómo emplea la razón. "El grado de racionalismo de una sociedad lo mide su literatura", aseveró el profesor, que añadió que los hechos no mienten, pero sí las interpretaciones que puedan hacerse sobre ellos. Por ello, añadió, la literatura tampoco es una cuestión de emociones, sino de razón.

Maestro, cuya obra "Crítica de la razón literaria" constituye uno de los principales referentes de la teoría literaria actual, de censura en el campo académico a la hora de esbozar determinadas teorías y del menosprecio que sufren la literatura y la legua españolas bajo el yugo de la cultura anglosajona, aunque también reconoció la maestría de otros países a la hora de exportar y de vender su cultura. "Durante décadas los profesores han repetido en las aulas teorías traducidas del inglés porque aquí, todo lo que está escrito en inglés atrapa a la gente, que cree que lo de fuera es mejor, una magnífica tontería que se cura viajando al extranjero", advirtió el conferenciante, quien puso como ejemplo a Estados Unidos, un país, dijo, que no siente ningún apego por la literatura. "La leen como si fuese el código civil", sentenció.

Maestro aseguró que los idiomas son tecnologías y reivindió el enorme valor del español. "Las lenguas son tecnologías, no signos de identidad cultural. Este es un apelativo postmoderno. Y consideramos que el español es tan importante para nosotros como el petróleo para el mundo árabe. El español es nuetra tecnología más importante aunque no lo queramos ver. Y una lengua hablada por casi 600 millones de personas es muy importante como para que no tenga una teoría de la literatura propia y no la tenía desde Dámaso Alonso, pero como la hemos hecho en Vigo y no en Berlín o en Massachusetts parece que es de poca monta", afirmó.

En "El origen de la Literatura", su autor hace una génesis de la literatura, que comienza con su "divorcio de la religión", cuando la literatura convierte a los dioses en ficción. También habló de la relación entre literatura e ideología, que Maestro considera una continuación de la religión, y aseguró que no existe literatura para mujeres o para niños más allá de las etiquetas editoriales para vender ejemplares. "La literatura no cabe en una ideología", aseveró.

El conferenciante fue muy crítico con el sistema educativo, del que, ya en el coloquio, dijo que estaba herido de muerte. "La situación de la educación es insalvable porque el sistema es incapaz de renovarse", aseguró el profesor universitario, que añadió de los contenidos del currículo escolar son "aberrantes y avengonzantes", sostuvo.

"En el Quijote está escrito el ADN de la literatura"

  • Jesús G. Maestro, que también es traductor, escritor y editor de múltiples libros y publicaciones académicas sobre Miguel de Cervantes, aseguró que el autor de "El Quijote" es, sencillamente, un escritor insuperable. "En Cervantes está todo lo que es la literatura, antes y después", aseveró el conferenciante, que sobre su obra cumbre añadió: "En el Quijote está escrito el ADN de la literatura y está escrito en español". Por ello, se mostró indignado por las comparaciones que se establecen entre Shakespeare y Cervantes. "Que equiparen a Shakespeare con Cervantes me ofende. Es como comparar un 600 con un transbordador espacial", afirmó Maestro, que explicó que mientras las obras del escritor inglés siguen hablando de brujas, hechizos y magia, las de Cervantes dismitifican todo lo que hace dependiente al ser humano. En cuanto al legado, recordó que el escritor inglés se dedicó al teatro, mientras que Cervantes cultivó todos los géneros. "Shakespeare fue más que un poeta, un sonetista porque solo escribió sonetos. Pero Inglaterra supo colocarlo en el centro de todo, mientras que con Cervantes no ocurrió lo mismo", dijo. Destacó también el profundo respeto que Cervantes muestra por el ser humano, algo que no hacen otros escritores, especialmente los que cultivaron el teatro cómico. "El teatro cómico ha hecho más daño al ser humano que muchas religiones -advirtió el invitado del Club Faro- porque se ha burlado de las limitaciones sin plantear la posibilidad de conocerlas mejor". Sobre la literatura digital, aseguró que, a pesar del valor del medio digital, publicar en un blog no lo convierte en literatura. "La literatura tiene que ser sancionada como tal por el público", dijo.

Compartir el artículo

stats