Enseñanza por proyectos, con clases en las que se mezclan niños de distintas edades, con el yoga y la educación emocional como una parte más de su educación y con las nuevas tecnologías como protagonistas siempre en el aula. Estas son algunas de las innovaciones que profesores del CEP Santa Tegra y del CEIP Viñagrande de Deiro, ambos a favor de la llamada "pedagogía activa", desarrollan a diario con sus alumnos y que ayer compartieron en una jornada en la que participaron los niños, padres y profesores de ambos centros.

El CEP Santa Tegra, de momento, solo ha instaurado este tipo de metodologías en segundo curso de Primaria, de la mano del profesor Manel Rives. Sin embargo, el centro de Vilanova de Arousa, también público, lo desarrolla en todos los niveles educativos, hasta sexto de Primaria. "Me parecía interesante que tanto los niños como sus padres conocieran de primera mano cómo funciona un colegio de este tipo y pierdan los miedos que puedan tener. Además, tanto para los profesores y para los propios alumnos es una experiencia muy enriquecedora porque todos podemos aprender mucho los unos de los otros", explica Rives.

Fueron los propios niños de ambos centros educativos los que rompieron primero el hielo contando sus formas de trabajar. Entre otras cosas, los niños de Vilagarcía asombraron a los vigueses al contarles que practican Educación Física todos los días -y, además, el deporte lo vinculan a la música- o que los niños están mezclados cada dos cursos: es decir, los de primero y segundo van juntos, tercero y cuarto también y quinto y sexto forman una clase conjunta.

Meditación

Por su parte, los niños vigueses contaron a sus compañeros que ellos dedican todos los días un ratito a la meditación antes de empezar las clases o que trabajan las matemáticas y el arte con robótica, ipads y diversos medios audiovisuales.

Ambos centros, además, han superado las asignaturas tradicionales para moverse en contextos: científico, lingüístico, artístico... y trabajan por proyectos. "En nuestro colegio ahora mismo solo desarrollamos estas metodologías en segundo, pero era interesante que los padres vieran que no tiene por qué ser una cosa puntual, sino que puede tener continuidad y funcionar muy bien", destaca Rives.

Los padres vigueses quedaron encantados con la visita: "Esta forma de trabajar parece muy beneficiosa para los niños más pequeños, ya que los mayores tiran de ellos", opina María Álvarez, madre de uno de los alumnos vigueses que acudió también al encuentro. "Me gusta también mucho el trabajo colaborativo que realizan, ya que resuelven los problemas en grupo. Incluso tienen abierta la biblioteca por las tardes para que los niños puedan reunirse para completar sus trabajos en equipo", alaba la madre., que también valora la parte creativa que fomenta esta educación.

Sin embargo, no siempre los padres están de acuerdo con este cambio de paradigma. "Es normal que al principio de un poco de miedo, sobre todo si pensamos que al llegar a la ESO o al instituto no seguirán este mismo sistema y puede que no sean capaces de adaptarse al tradicional. Pero yo creo que debemos de preocuparnos por el presente. Mi hijo este curso va muy feliz al colegio y aprende muchas cosas y eso es lo importante", concluye Álvarez.

En la mesa redonda sobre educación, padres y profesores de ambos colegios debatieron aspectos importantes como la innovación educativa, la necesaria transformación de los centros y el papel de las familias y docentes en el nuevo paradigma del conocimiento. "Lo importante en el aprendizaje no son tanto los contenidos sino el explorar las capacidades de cada niño y desarrollarlas", destaca Rives.

También estaba invitada al encuentro Inspección Educativa pero no acudió ningún representante.