27 de diciembre de 2016
27.12.2016
Un homenaje a la enseñanza

Antía Cal: "Los niños me lo dieron todo"

La maestra que revolucionó la docencia en Galicia en los años 60 asistió ayer en Vigo al estreno del documental sobre su vida, "A palabra xusta", dirigido por Miguel Piñeiro

27.12.2016 | 02:03
Estreno del documental "A palabra xusta". // José Lores

Mucha emoción, muchos recuerdos, muchos antiguos alumnos eternamente agradecidos y muchos maestros admiradores de su trabajo. Antía Cal, la maestra que revolucionó la docencia en Galicia en los años 60, asistió ayer en Vigo al estreno del documental "A palabra xusta", que hace un repaso a toda su vida y su ideario.

Antía, "Tita" para los muchos que la quieren, estuvo arropada en el estreno por más de cuatrocientas personas que aplaudieron con entusiasmo en los dos pases que se ofrecieron de la cinta, dirigida por Miguel Piñeiro, en el cine Salesianos, y a los que asistió su protagonista, en plena forma a sus 94 años.

"Los niños me lo han dado todo y me enseñaron muchísimas cosas; ser maestra es el trabajo más hermoso del mundo", aseguró Cal al finalizar el documental, rodeada de cientos de personas que querían mostrarle su afecto y su admiración. Entre ellos se encontraba casi toda su familia: sus cuatro hijos, Hixinio, Antón, Antía y Bea, sus nietas Gael, Uxía y Ana, algunas de sus primas de Muras (Lugo) y su sobrino Xosé Manuel Beiras.

"Lo que hacen falta son buenas escuelas, también en el rural, y que los profesores no dejen nunca de formarse", aconsejaba la protagonista, emocionada al ver su vida resumida en 90 minutos y asegurar que la cinta "refleja mi vida perfectamente".

También entre el público se encontraban numerosos ex alumnos del colegio Rosalía de Castro, la escuela pionera que fundó la maestra en 1961 en Bembrive, en Vigo; una escuela laica e igualitaria, conectada con la realidad inmediata y en donde las clases se impartían en distintas lenguas. "Ella era una maestra de la vida. No le importaba parar una clase de matemáticas si, por ejemplo, ocurría un incidente en alguna casa para aprovechar y explicarnos esas cosas de la vida y aprender de ellas... cuando en COU tuve que cambiarme de colegio porque allí no se podía cursar, me di cuenta de la enorme suerte que había tenido de estudiar en ese colegio", aseguraba Beatriz del Cuvillo, que estuvo en la escuela Rosalía desde los 3 años. También su compañera Patricia Bardelas recordaba con enorme cariño y admiración a su maestra y al resto de los profesores que tuvo en ese colegio. "Gracias a ella me convertí yo misma en maestra; me abrió las puertas a un mundo maravilloso y se esforzaba muchísimo en sacar adelante a todos los alumnos, por mucho que les costase", destacó. Emocionaba ver cómo tanto a ellas como al resto de antiguos alumnos que se acercaron a saludarla, Antía Cal recordaba perfectamente y con mucho cariño.

El documental, con música de Nani García, la colaboración del actor Javier Gutiérrez (que pone voz a su marido, el oftalmólogo Antón Beiras) y la actriz Rebeca Montero como narradora, fue rodada el año pasado en los paisajes de Muras, en la casa de la infancia de la protagonista. "Hay que volver a los orígenes; yo estoy muy agradecida a Muras y a sus maestros, de los que aprendí mucho", asegura Antía.

El director acompaña en el documental a la maestra a su niñez, en Cuba, donde empezó a soñar con ser de mayor como las primas de su madre, universitarias y trabajadoras. Recupera también sus viajes por Europa de la mano de su gran amor, su marido Antón Beiras -"que siempre me ayudó tantísimo", dijo ayer emocionada- y donde se encontró con una pedagogía avanzada que la llevó a fundar su propia escuela. "Esta es una película sobre su vida, pero es también un homenaje a la figura del maestro y una autocrítica hacia este trabajo tan esencial", aseguraba por su parte el director, Miguel Piñeiro.

Antía Cal revolucionó la docencia en Galicia con la creación de la escuela Rosalía de Castro -que sigue existiendo en Bembrive aunque ya la dirección es ajena a Cal- donde se primaban los conocimientos reales sobre las notas y donde se fomentaba que los niños comenzasen a ir a clase muy pequeños, aunque la escolarización obligatoria en España en ese momento se iniciaba a los 7 años. "Ella defendía la escolarización de 0 a 10 años y resaltaba la importancia de que la madre fuera la primera maestra", apunta Piñeiro.

Una educación alegre

La escuela Rosalía de Castro fue la primera bilingüe en castellano e inglés, con niños y niñas en la misma clase. "La educación actual es triste; no veo a los niños alegres y eso es un error", apunta la maestra. "Cuando murió mi marido yo supe que tenía que dejar mis penas en la acera de enfrente y mostrarme alegre ante mis alumnos, porque es la única forma de enseñarles bien", recordaba. "Mi vida ha sido hermosa, con momentos difíciles también, pero los niños me dieron muchas compensaciones", añadió.

El siguiente pase de la película será en los cines Compostela de Santiago, los días 19 y 20 de enero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook