Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dolencias de espalda

Lumbalgia, un dolor complejo

La inactividad física, una mala higiene postural y determinados trabajos predisponen a padecer esta dolencia, que afectará a uno de cada siete personas a lo largo de su vida

Simón Espinosa

Simón Espinosa

El dolor de espalda en la legión lumbar es la causa de baja laboral más frecuente y también la principal causa de discapacidad en personas menores de 45 años, según un estudio coordinado por la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia en el que han participado cuatro centros hospitalarios de España. Además, la literatura médica sitúa en un 70% la población que padecerá dolor lumbar a lo largo de su vida, de los cuales, muchos se cronificarán. Este estudio científico evalúa por primera vez la influencia de los factores psicológicos del paciente en esta dolencia, tales como las estrategias para enfrentarse al dolor, las creencias de temor y evitación del dolor, la ansiedad y la depresión en el grado de cronificación y la discapacidad de los pacientes con lumbalgia crónica.

"Como sucede con otros dolores musculo-esqueléticos, la actitud del paciente es fundamental. Si un paciente se centra en el dolor y está todo el día pensando en él, y si a la vez, por ese miedo, evita moverse, el proceso se alargará e incluso puede cronificarse. Es un círculo vicioso del que luego es muy difícil salir", advierte la traumatóloga María Teresa Fernández Pereira.

Esta especialista del hospital Povisa de Vigo asegura que cuando el dolor lumbar irrumpe no es aconsejable permanecer más de dos días en cama, ya que no es el reposo sino el movimiento lo que ayuda a la recuperación. "En una lumbalgia mecánica normal, a los dos días recomendamos que comience a hacer movimientos suaves, a levantarse, dar un pequeño paseo, asearse. El paciente tiene que saber que aunque se mueva y le duela no está agravando nada", explica.

La inactividad física, determinados trabajos -los que requieren estar muchas horas de pie o sentado, movimientos de flexo-extensión del tronco o rotación repetitivos durante muchas horas, etcétera- y una inadecuada higiene postural predisponen a padecer lumbalgia. Una de las claves para evitar su latigazo es corregir los factores predisponentes que se puedan, como regular la altura del ordenador y contrarrestar el efecto de los que no se pueden cambiar. "La prevención siempre es mejor que el tratamiento", sostiene la doctora Fernández.

Y en el caso de esta dolencia, la prevención está en el ejercicio. "Todos pasamos mucho tiempo haciendo cosas inadecuadas para nuestra espalda, pero muy poca se acuerda luego de hacer ejercicio para tonificar la musculatura para tenerla un poco más fuerte y oxigenada", explica. Pilates y natación son dos de los ejercicios que más beneficios aportan a la espalda y la zona lumbar, aunque también hay una serie de ejercicios que pueden hacerse en casa si no se dispone de tiempo para ir a un gimnasio. "Los pacientes que han hecho algo de ejercicio y que luego, por la razón que sea, lo han dejado, al poco tiempo han vuelto a tener molestias. Si todos cuidásemos un poco más de la salud de nuestra espalda se evitarían muchas lumbalgias o por lo menos serían menos intensas, aunque el ritmo de vida que llevamos tampoco ayuda", añade la traumatóloga, que insiste en la importancia de incorporar la actividad física a la rutina diaria. "Nosotros podemos aliviar el dolor, pero evitar que vuelva a producirse depende de la implicación del paciente en su salud", alega.

Según la literatura médica, aproximadamente en el 85% de los casos no es posible encontrar la causa precisa del dolor lumbar y no se encuentra relación entre la tendencia a la cronicidad de la dolencia y alteraciones estructurales específicas de la columna. "Esto quiere decir que el dolor lumbar es más complejo de lo que se piensa, que hay muchos factores y que no son fáciles de diagnosticar", afirma.

El dolor lumbar tiene tendencia a cronificarse -se considera que una lumbalgia es crónica cuando el dolor dura más de 3 meses- lo que puede traer problemas psicológicos al paciente. "Tener dolor 24 horas te cambia el carácter y a veces estos pacientes tienen problemas en casa y de ansiedad", explica la especialista.

Haz click para ampliar el gráfico

Mª Teresa Fernández Pereira - Traumatóloga

"La prevención es mejor que el tratamiento"

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats