Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

María José Alonso: "Si hemos pasado de vivir 60 años a 85 se debe en gran medida a los fármacos"

La investigadora es la nueva secretaria de la prestigiosa Controlled Release Society

María José Alonso Fenández. // FdV

La catedrática de Farmacia y Tecnología Farmacéutica en la Universidad de Santiago de Compostela (USC) María José Alonso Fernández ha sido elegida secretaria de la Controlled Release Society (CRS), la sociedad científica más relevante del mundo en el ámbito de los sistemas de liberación de fármacos. Alonso es una de las investigadoras españolas más citadas en su campo y su laboratorio ha sido pionero en numerosos descubrimientos en el campo de la Tecnología Nanofarmacéutica y la Nanomedicina. La investigadora afronta "con entusiasmo" este nuevo reto como secretaria de la CRS, con la que colabora desde hace años.

-¿Qué es la Controlled Release Society?

-Es una sociedad científica que conozco muy bien porque llevo trabajando con ella más de veinte años con un cargo u otro. Ya en 1995 me propusieron que crease una filial en España y Portugal, y su primer congreso se celebró aquí, en Santiago. Sus objetivos son promover el desarrollo científico de tecnologías para la liberación de fármacos, y está particularmente especializada en el modo en que estos fármacos se administran.

-¿Y qué ventajas tiene la liberación controlada de fármacos?

--Normalmente decimos que los fármacos no son inteligentes, sino un poco tontos porque van donde tienen que ir y a donde no también. Por eso siempre hay un balance eficacia-toxicidad. Lo que se consigue con estas herramientas de liberación especializada es que vayan más a donde tienen que ir, superar barreras biológicas, que no haya que inyectar al paciente y que sea más cómodo para este. Es decir, haciendo una liberación especializada en el órgano diana se consigue mejorar la eficacia y reducir la toxicidad del fármaco. Si hemos pasado de vivir 60 años a 85 en gran medida es por los fármacos.

-Su laboratorio ha liderado numerosos descubrimientos en Nanofarmacología. ¿Cuál es el nivel de Galicia en este campo?.

--El nivel de Galicia en Nanomedicina, para el tejido investigador limitado que tenemos, es bastante interesante. Este es un ámbito que está adquiriendo impulso en la medida que se va viendo que los productos van llegando al mercado y que aportan ventajas, aunque todavía es incipiente.

-Se habla mucho de fuga de cerebros. ¿Cómo ve usted el futuro de la investigación en España?

-Los cerebros se han fugado y dicen que volverán pero no sabemos si lo harán. Desde luego si no cambia el panorama, no. El tejido investigador se ha quemado mucho desde que se inició la crisis y si no se realizan esfuerzos importantes va ser muy difícil volver donde estábamos hace una década. Y no solo son los profesionales que se han marchado; muchos profesores han tenido que dejar la investigación por falta de financiación. Nosotros sobrevivimos de fondos de fuera. Es muy poca la financiación que recibimos de España. Sin embargo, yo suelo decir que los investigadores tenemos que ser optimistas porque en investigación casi nunca sale lo que tienes previsto. Y desde esta perspectiva quiero pensar que las cosas van a cambiar y que vamos a tener un país más atractivo para los jóvenes investigadores y que los políticos se van a sensibilizar un poco más. ¡Ojalá vuelva a haber un ministerio de ciencia e innovación!

Compartir el artículo

stats