Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Negociación en centros penitenciarios

La cárcel de A Lama se une a un programa estatal pionero en mediación de conflictos

El objetivo es reducir la tensión entre los presos y ayudar a que lleguen a acuerdos con sus familias en puntos discordantes - Es la única prisión gallega adherida al plan

Imagen del interior de A Lama. // FDV

La Asociación Española de Mediación -con el beneplácito del Ministerio de Interior e Instituciones Penitenciarias- ha elegido la cárcel de A Lama como única prisión gallega en su programa pionero de mediación de conflictos entre internos. El fin es habilitar un "lugar de encuentro para intentar reducir la conflictividad por convivencia de los presos y con sus familias", explica Serafín Alonso, delegado territorial en Pontevedra y coordinador penitenciario en A Lama de dicho organismo.

Alonso detalla que "la mediación busca que las dos posturas se acerquen y dialoguen", de manera que lleguen a un acuerdo válido para ambas, que no venga impuesto y que dure. "Lo que se venía haciendo en algunos centros era resolver a través de ONG o asociaciones religiosas, con servicios voluntarios de mediación. Un funcionario de la cárcel no es un mediador, sino que es una autoridad que pone paz, es como si fuese un padre riñendo a unos hijos. No es neutral", añade.

Para que los internos lleguen a un acuerdo entre ellos, "el mediador no puede dar consejos ni dictar las soluciones. Su fin es que las partes lleguen a una concordancia total o parcial. De esa forma, el acuerdo será más duradero y real. Después, firman un convenio escrito que conlleva un compromiso", apunta Serafín Alonso.

Este experto recalca que "el mundo penitenciario es complejísimo. Todo se sobredimensiona y afecta mucho a los internos. Hay disputas que, a nosotros, nos pueden parecer chorradas pero, al tratarse de personas que están privadas de libertad, se tornan en importantes. Hablo de cosas como una discusión por el tabaco o por el mando de la tele".

Además de la mediación entre los conflictos entre presos; el programa también busca ayudar en las divergencias entre presos y funcionarios o entre los presos y las familias.

En este último punto, un ejemplo para entender el conflicto puede ser la petición de una persona interna de recibir la visita de sus vástagos en la prisión frente a la oposición familiar. En estos casos, el mediador habla por separado con cada parte para saber si aceptarían sentarse a negociar cara a cara para después guiarlos y que lleguen a un acuerdo parcial o total, siempre teniendo en cuenta las consideraciones de los psicólogos acerca de cómo afectaría a los pequeños.

"Hay mucha casuística en los conflictos familiares. Puede haber niños de cinco años para los que visitar a su padre o abuelo en la cárcel sea normal mientras que en otras familias se esconde y se impide la visita. Los psicológos deben tratar eso; mientras que el mediador tiene que ser muy hábil para saber si las partes dicen la verdad ya que hay mucha picaresca", aclara Serafín Alonso.

En la actualidad, el programa ha arrancado en A Lama con formación a varios funcionarios escogidos. Después, le corresponderá a algunos presos receptivos al plan para, finalmente, poner en marcha el punto de mediación.

El diario de un preso, en libro y en gallego

  • Se denomina a un preso FIES cuando pasa a los Ficheros de Internos de Especial Seguimiento, un conjunto de medidas para un mayor control y vigilancia de sus movimientos en la cárcel. El gallego Xosé Tarrío obtuvo dicha clasificación y habló de su vida en la prisión en un libro que a finales de los 90 se editó en castellano y que, ahora, lo hace en gallego, según anunciaban ayer Nais contra a Impunidade.En la nota de prensa que remitieron, explicaron que fue acumulando 71 años de condena en firme enlazando los delitos que lo llevaron a la cárcel con "numerosos intentos de fuga". "Finalmente, pasaría 17 años en la cárcel, 12 en régimen de aislamiento y clasificado como preso FIES, sin llegar a disfrutar de ingún permiso. Al poco de salir de prisión, murió por culpa de un derrame cerebral con 36 años de edad".

Compartir el artículo

stats