Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El retrato fotográfico del éxodo

El Arquivo da Emigración del Consello da Cultura Galega llega a las 10.000 fotos, impulsado por una campaña de recogida de documentos de colecciones particulares

Antonio García en Caracas, Venezuela.

Antonio García en Caracas, Venezuela.

La última campaña realizada para captar fondos de particulares, arrancada este mismo año, ha contribuido a que se superen las 10.000 imágenes recolectadas, fotos que certifican el instante decisivo de aquellos que marcharon y que todavía marchan hacia su Edén particular. La iniciativa lleva el nombre de Proxecto de Recuperación Documental e Fotográfica da Emigración Galega.

Su lanzamiento ha supuesto un éxito de respuesta pero desde le Consello da Cultura Galega -si bien la sede del Arquivo da Emigración se encuentra en la Cidade da Cultura- son sabedores de que se puede llegar a más. Carolina García hace hincapié en que la mayoría de la documentación y fotografías son de emigrantes hacia América, precisándose mayor aportación de aquellos que optaron por irse a Europa.

Sobre los fines que impulsaron a la campaña y a la creación del propio archivo, García señala que "preténdese crear un espazo de relación para construir e conservar o que foi a colectividade galega más alá das fronteiras. Queremos ter un retrato social dos emigrantes galegos desde os inicios ata a actualidade. Necesitamos a colaboración dos protagonistas ou dos familiares".

Las fotos, aunque importantes, no suponen la única documentación que se precisa para este inmenso fondo histórico. También son bienvenidos los carnés de las asociaciones o hermandades gallegas, de identidad o pasaportes, identificaciones o papeles de las empresas donde trabajaban, tarjetas de embarque, así como de otra índole.

Carolina García aclara que colaborar con este fondo no supone obligatoriamente tener que ceder la documentación, renunciar a ella o permitir que sea comercializada. Una de las reglas fundamentales es que no tendrá uso comercial y que no se realizará un uso de los documentos que no quieran sus propietarios o depositarios.

Para la cesión, hay varios procedimientos. Por un lado, se puede acudir a la Cidade da Cultura para que se digitalicen documentos y fotos (estas pueden ser del momento de la partida, del trabajo del emigrante; de su familia en el país de acogida; de sus fiestas incluidos bautizos o bodas, entre otros; de sus ratos de ocio; en la escuela o en su regreso a la tierra patria), que podrán ser llevados de nuevo a casa intactos junto a una copia en CD o pendrive.

La segunda posibilidad es enviar la documentación por correo apuntando con qué intención se cede. Es decir, si se quiere depositar el original o si se pretende que lo digitalicen allí y, después, sea devuelto al propietario por correo. Una tercera vía es remitir todo vía correo (aemigracion@consellodacultura.org); mientras que la cuarta opción es que técnicos del Arquivo se desplacen a donde están los interesados en donar siempre y cuando la situación de estos les impida desplazarse a Compostela, a la Cidade da Cultura, enviarlo por e-mail o correo. Los propietarios pueden exigir ser informados del uso que se va a realizar de esa documentación cada vez que se dé un paso con ella.

Compartir el artículo

stats