Un equipo científico de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) ha logrado "bloquear" el proceso vital de la bacteria causante del cáncer de estómago (Helicobacter pylori) y de la tuberculosis (Mycobacterium tuberculosis), informó hoy la citada institución académica.

Un grupo de investigación coordinado por la profesora Concepción González-Bello anunció los resultados sobre un residuo hasta ahora desconocido que desencadena la reacción catalizada por la enzima deshidroquinasa tipo II y cuyos detalles han sido publicados en la revista científica Biochemical Journal.

Los científicos de la USC han conseguido "desarrollar compuestos capaces de bloquear esa enzima" hasta el punto de "cortarle el propio suministro interno de alimentación, por lo que acaban muriéndose de hambre" y evitando dañar así las células sanas del organismo, dijo González-Bello en conversación telefónica con Efe.

"Hemos profundizado más en el trabajo de manera que ahora conocemos casi al detalle el proceso", dijo la integrante del grupo del centro de investigación en Química Biológica y Materias Moleculares conocido como Ciqus, de la USC.

Añadió que el hallazgo podría permitir el desarrollo de nuevos antibióticos tanto contra ese tipo de cáncer de estómago común en naciones industrializadas como de tuberculosis, más extendido en países en desarrollo, aunque puntualizó que "en Galicia hay bastantes" casos de esa última enfermedad.

La próxima etapa para desarrollar fármacos es "hacer pruebas de mayor entidad" en seres humanos sanos y afectados de esas enfermedades para poder comprobar los resultados, pero destacó que eso corresponde a otro tipo de laboratorios.

González-Bello indicó que hay una farmacéutica alemana, cuyo nombre no puede revelar, que ha mostrado interés por el desarrollo de un fármaco en bases a los estudios de la USC, y consideró que hay "buenas perspectivas" para poder aplicar los estudios necesarios.

Sin embargo, observó que la crisis económica ha llevado a muchos laboratorios a buscar "beneficios rápidos", frente a ese tipo de proyectos que requieren "un desarrollo a largo plazo".

En ese sentido, reconoció que debido a la falta de fondos en investigación "podría pasar" que los resultados de esa y otras investigaciones acaben siendo desarrolladas y patentadas por multinacionales de otros continentes.