Un equipo de científicos del Centro Harvard-Smithsonian para la Astrofísica de Massachusetts (Estados Unidos) ha detectado por primera vez mediante un telescopio las "ondas gravitacionales primordiales" que se generaron tras la creación del Universo con el Big Bang. "Nature". Según publica la revista "Nature", el equipo dirigido por John Kovac ha logrado percibir por primera vez mediante el telescopio "BICEP-2" , instalado en el Polo Sur, en un pequeño retazo de cielo, esas ondas gravitacionales, consideradas el Santo Grial de la cosmología al probar diversas teorías. El hallazgo de estas pequeñas ondulaciones de energía, que serían imperceptibles para el ojo humano, demostraría la teoría del "periodo inflacionario" forjada en 1981 por el físico teórico Alan Guth, del Instituto de Tecnología de Massachusetts.

Este periodo inflacionario fue un crecimiento enorme y muy rápido del espacio-tiempo inicial, a partir del cual el Universo continuó expandiéndose, ya de forma pausada, hasta hoy, 13.800 años después. Esta teoría dependía de hallar las ondas gravitatorias generadas al tener lugar ese periodo de expansión después del Big Bang, hace unos 13.800 millones de años. Según la teoría, el periodo inflacionario o expansión se produjo en el primer instante de vida del Universo, cuando tenía 10 elevado a la -37 segundos de edad y una temperatura de 10 elevado a 16 gigaelectronvoltios.

Las ondas gravitatorias descubiertas fueron predichas por Albert Einstein con la teoría de la relatividad para explicar la gravedad, aunque no había pruebas de su existencia hasta que el telescopio "BICEP-2", que estudia la radiación cósmica de fondo (CMB), ha captado estos ecos que aún nos llegan del Big Bang. En declaraciones a "Nature", Kovac señala por su parte que lo que percibió en la CMB el telescopio fue "una imagen directa de ondas gravitatorias primordiales, que causaron que la luz se polarizara de una cierta manera".

Según "Nature", el "BICEP-2" ha capturado una instantánea de estas minúsculas ondulaciones en el tejido del espacio-tiempo producidas por el Big Bang en la CMB, durante su propagación por el Universo hace 380.000 años. El hecho de que el periodo inflacionario, un fenómeno cuántico, produjera ondas gravitatorias "demuestra que la gravedad tiene una naturaleza cuántica al igual que otras fuerzas fundamentales conocidas de la naturaleza", se señala en la publicación. Aunque hasta ahora había pruebas circunstanciales del periodo inflacionario, se consideraba el hallazgo de las ondas como la evidencia definitiva.

Físicos gallegos coinciden en califican de gran avance este descubrimiento.

"Lo que han visto es un auténtico hito. No solo evidencia el carácter cuántico de la gravitación, muy importante para la física fundamental, sino que también confirma esa etapa de inflación que estaba siendo postulada pero de la que no había evidencias, lo afecta a los modelos cosmológicos", afirma Bernardo Adeva Andany, catedrático de Física de Partículas de la Universidade de Santiago (USC) y colaborador del proyecto del LHC (gran colisionador de hadrones) de Ginebra. Según Adeva, se trata de la primera evidencia directa del periodo de inflación del universo que teorizó Guth.

Jose Edelstein, profesor del departamento de Física de Partículas de la USC, opina que este hallazgo es un "extraordinario avance" en la comprensión del origen del Universo "El estudio de la polarización de la luz del fondo cósmico de micro-ondas, la imagen más antigua que podemos tener del Universo, aporta una información detallada de lo ocurrido en sus primeros instantes. ¡Estamos hablando de millonésimas de millonésimas de millonésimas de millonésimas de millonésimas de segundo después del Big Bang! Hasta ahora se había estudiado en detalle el color de ese resplandor primigenio. Estudiar su polarización necesariamente habría de aportar nueva información, convirtiendo a la cosmología cada vez más en una ciencia de precisión", explica.

En similares términos se expresa Jorge Mira, físico y divulgador científico. "Lo novedoso es que las ondas de ese momento (el inmediatamente posterior al Big Bang) pueden dar pistas que nos informen sobre si la fuerza de la gravedad se ciñe a los mecanismos de la llamada mecánica cuántica, que es el armazón conceptual que describe al resto de las fuerzas esenciales que rigen el universo", comenta el físico, para quien este hallazgo sería merecedor del premio Nobel, tanto para el equipo de John Kovac como para Alan Guth, que ya teorizó sobre este periodo de inflación.