Los hospitales de Vigo registraron en el último año tres suicidios de pacientes psiquiátricos ingresados precisamente por haber intentado quitarse la vida previamente en sus casas. Así lo denunció ayer la asociación del Defensor del Paciente en una rueda de prensa junto a familiares afectados en la ciudad olívica, la única de Galicia en la que tienen constancia de casos de este tipo -la comunidad suma actualmente 300 denuncias por negligencias médicas-. Según detalló su portavoz nacional, Carmen Flores, se trata de una mujer que se ahorcó en la habitación del Meixoeiro en junio de 2012, un hombre que se arrojó desde la ventana de la cuarta planta en Povisa en abril de este año y una tercera persona que acabó con su vida recientemente en un centro privado que revelarán en los próximos días, cuando efectúen la denuncia.

"Han quitado la oportunidad a esas personas de que mejorasen. Es de descerebrados dejar a estos pacientes en una habitación con ventana de un cuarto piso o con una barra en la ducha. Los enfermos de psiquiatría parece que no interesan", lamentó. En esta línea, Flores denunció que los recortes en el SERGAS están "atentando contra la vida y la salud de las personas" y que reciben constantemente llamadas "angustiadas" por lo que sucede en Galicia, donde Vigo lidera el número de quejas. Así, no dudó hablar de "caos absoluto" al referirse a "las listas de espera descomunales y los recortes de personal, servicios y derechos de los pacientes".

Flores criticó duramente a la ministra de Sanidad, a la que tachó de "figura decorativa", y lamentó la transferencia de la sanidad a 17 comunidades "porque solo ha creado diferentes formas de gestionar y ninguna buena". "La sanidad ahora no es ni universal ni gratuita, éramos la envidia del mundo y ahora estamos en la cola. Esta rueda de prensa es para gritar a Feijóo que no saque pecho y que trabaje", lanzó Flores, que acusó a los jueces de ser "en su mayoría pro-administración".

Por su parte, el abogado de la asociación en Galicia, Cipriano Castreje, ahondó en las diferencias de criterio de los magistrados de la comunidad a la hora de dictar una sentencia y pidió una "unidad" como en otras comunidades, "donde en casos iguales se repara de forma integral el daño". En este sentido, reprochó que muchas veces los magistrados consideren los casos como "pérdida de oportunidad por no recibir el tratamiento adecuado cuando realmente se trata de un déficit asistencial". Esto supone "rebajar a la décima parte las indemnizaciones por negligencia". Asimismo, censuró la "renuencia" de los centros hospitalarios a entregar las historias clínicas concretas, teniendo que recurrir para ello a los juzgados, de los que indicó que en Vigo "hay dos modélicos y uno nefasto".

Precisamente, Castreje aludió a las tasas impuestas por el ministro Gallardón, que han hecho que los pacientes tengan que pagar "más de mil euros" para apelar las sentencias. Además, se manifestó "absolutamente en contra" del modelo de gestión del nuevo hospital vigués. "Somos una asociación sin ideología. Tenemos una de las peores sanidades de España, terminaremos privatizando todo y pagando una cuota por nuestra salud", auguró.

Según la asociación, coincidiendo con el menor número de personal trabajando en los centros hospitalarios (Navidad, verano, Semana Santa o fines de semana) se producen mayores negligencias. Su portavoz nacional, Carmen Flores, animó a los afectados a "denunciar y a movilizarse".