El académico y escritor Salvador García Bodaño ha manifestado su "sorpresa" tras conocerse la dimisión del presidente de la Real Academia Galega (RAG), Xosé Luís Méndez Ferrín. A pesar de ello y de defender que trabajaban "tranquilos" en el seno de la institución bajo su timón de mando, sí que admite que la directiva de la RAG tendría que haber aclarado "antes" las informaciones publicadas sobre el supuesto enchufismo de varios familiares del círculo que rodeaba a Ferrín.

En declaraciones a Europa Press, García Bodaño ha considerado que, ante esta polémica, la institución tenía que "dar una explicación pública", dado que "los soberanos" de la RAG son "todos los académicos", pero "la directiva es la que representa a la Academia".

"Entonces la directiva es la que tenía que dar una explicación", ha admitido, sobre todo ante informaciones "muy duras" y "muy fuertes" que estaban saliendo a la luz las últimas semanas. Una aclaración que llegó publicada finalmente en La Voz de Galicia mediante una entrevista al secretario de la RAG, Xosé Luís Axeitos, en la que vinculaba la contratación de esas personas a antes de su entrada, salvo la de la hija de Ferrín, que atribuyó a que daba el perfil para el puesto requerido.

"Hoy la vi y me satisface", ha señalado, si bien insiste en que "se tardó mucho" en proporcionar esa explicación. A pesar de ello, considera que la noticia de su dimisión "no es nada agradable", dado que la Academia "necesita una estabilidad, paz para el trabajo, y nada más".

En este sentido, ha apuntado que las declaraciones de sectores que apuntan a "una extraña guerra aquí, invisible" tienen "poco que ver con la realidad". "Una cosa es lo que nos quieren hacer creer y otra lo que está pasando", matiza.

Así, argumenta que hay "una cierta confusión que viene desde fuera más que desde dentro" y que "no hay pelea de grupos, ni nada de eso", en el seno de la RAG.

García Bodaño descarta la existencia de "frentes", sino que "cada uno tiene sus cosas" y sus opiniones, pero trabajan "tranquilos" y "más que nunca". "Unos proceden del Ilga, otros del Consello de Cultura, otros de Galaxia, yo del Ateneo. Cada uno tiene sus cosas, y no por eso vamos a estar peleándonos".

"La Academia necesita mucha paz"

"La academia necesita mucha paz", ha reiterado el escritor, quien se limitó a señalar "a ver en que acaba todo esto". En este sentido, ha opinado que Ferrín "está enfadado por toda esta orquesta".

"Yo estuve ocho años en la directiva anterior y se bien como iban las cosas. Y es más o menos como van ahora", ha señalado al respecto de la situación de la academia, tras insistir en que hay cosas "que es necesario aclarar en el interior de la academia y no andar con líos fuera".

Preguntado por las cuentas de la academia y por informaciones que apuntaban a que existía malestar por la falta de transparencia en la información contable, García Bodaño se ha limitado a señalar que en la RAG "nunca hubo un informe riguroso como en otras instituciones", si bien el último que se presentó "quizá no sea aún suficientemente amplio, o digamos riguroso".