La portavoz de Cultura del Grupo Parlamentario del BNG, Ana Pontón, ha aseverado este lunes que la decisión de Xosé Luís Méndez Ferrín de abandonar la Presidencia de la Real Academia Galega le ha cogido "por sorpresa". En todo caso, partiendo de las acusaciones de nepotismo en la contratación, ha defendido que "la mejor manera de disipar dudas" es "actuar con transparencia".

En todo caso, en declaraciones a los medios en los pasillos de la Cámara durante el debate de presupuestos, la diputada nacionalista ha afirmado tener "muy poca información" para "evaluar las causas de esta dimisión".

En cuanto a las mencionadas acusaciones, ha hecho hincapié en que "toda institución debe funcionar con transparencia y con criterios de objetividad a la hora de hacer sus contrataciones". Así, tras recalcar que desconoce "el cuadro de personal y los criterios utilizados", ha advertido de que si hubiese irregularidades no formarían parte de "un funcionamiento adecuado".

"Abogamos por que la Academia haga un ejercicio de transparencia, que sería positivo para preservar su imagen y su prestigio", ha abundado la parlamentaria del Bloque, quien ha dejado claro, no obstante, que su formación "no critica su funcionamiento" bajo las órdenes de Ferrín.

De hecho, como ha destacado Ana Pontón, el BNG "promovió", desde distintas administraciones, el "reconocimiento" a la función de "defensa y protección" del gallego de la institución ubicada en la rúa Tabernas de la ciudad de A Coruña en clave de "apoyo financiero".

Funcionamiento "independiente"

Al margen de ello, se ha referido a las palabras del secretario de la RAG, Xosé Luís Axeitos, en una entrevista concedida al diario 'La Voz de Galicia', para denunciar el intento de "colonización" de la Academia por parte del Instituto da Lingua Galega y el Consello da Cultura Galega.

"Dijo que se intentó interferir sobre el posicionamiento que esta institución tuvo sobre el decreto que reduce la presencia del gallego en la enseñanza, lo que, de confirmarse, sería muy grave", ha añadido la nacionalista, partidaria de que la RAG funcione de "manera independiente".