Agentes de la Policía Nacional han desarticulado por primera vez en España una organización dedicada a la explotación sexual de hombres, a los que obligaban a trabajar en prostíbulos 24 horas al día suministrándoles cocaína, ´popper´ y Viagra.

Según relataron en rueda de prensa el inspector jefe de sección de la brigada central de redes de inmigración, José Nieto, y el inspector jefe de grupo I, Pedro Bernardo, la red captaba a sus víctimas en Brasil y les facilitaba el billete de avión a España, que era comprado con "tarjetas ´clonadas´".

Una vez en el país, el líder de la trama, con residencia en Palma de Mallorca, les distribuía por las diferentes casas de citas ubicadas en Palma, Madrid, Barcelona, Alicante y León y si en algún momento los hombres "estaban quemados" de ejercer la prostitución en alguna casa les trasladaba a ciudad.

Para atraer a clientes, la red publicaba anuncios en la sección de contactos de varios "periódicos locales" y en diferentes páginas web, como "www.palmahotboys.com", en las que exhibían las fotografías de los chicos disponibles.

Los hombres ´traficados´ llegaban a España pensando que trabajarían en el país como "gogós, bailarines o modelos" y también eran engañados, sobre todo, en relación a las cantidades económicas que tendrían que devolver a la organización en concepto de gastos de viaje. En un principio les informaban que sólo harían frente al coste del billete, aunque en realidad les exigirían cantidades que en ocasiones superaban los 4.000 euros.