Investigadores de la Consellería de Medio Rural impulsan una clasificación que defina las distintas variedades de pimientos gallegos en función de su grado de picor, que ya ha permitido registrar el primer tipo de pimiento de Padrón que no pica, el Entenza, y se centra ahora en la eliminación de esta característica en la variedad lucense de Mougán.

De momento, la hortaliza originaria de Herbón (Padrón, A Coruña) lidera la producción gallega, al suponer el 75% de los pimientos autóctonos y registrar un volumen anual de dos millones de toneladas. A la variedad de Padrón se dedican un total de 51 hectáreas, 28 en invernadero y 23 al aire libre, sobre todo en la provincia de A Coruña (42 hectáreas) y Pontevedra (9).

Científicos del Centro de Investigacións Agrarias (CIAM) y del Centro de Formación e Experimentación Agraria (Cefea) comenzaron a seleccionar y mejorar los diversos tipos de pimiento registrados en Galicia a partir del germoplasma conservado en ambas dependencias. Aparte del popular cultivo de Padrón, existen otras siete variedades propias de las cuatro provincias. Se trata de la de Couto (Narón, A Coruña), Branco Rosal (Pontevedra), Mougán (Lugo), Piñeira (Ribadeo, Lugo), Arnoia, Punxín (ambos de la comarca ourensana de O Ribeiro) y Oímbra (Ourense).

El 90% de los pimientos cultivados en Galicia pertenece a uno de estos tipos, que se caracterizan por su buena acogida y mayor valor en el mercado. Cada uno se caracteriza por unas propiedades organolépticas diferenciadas y sus distintos usos culinarios. Así, el de Couto es muy similar al de Padrón, aunque sin picante. Los Branco Rosal y Oímbra son blancos mientras el Piñeira destacan por ser muy carnosos y dedicarse, una vez madura para asar.

Pese a que el cultivo introducido en Galicia por los frailes franciscanos de Herbón en el siglo XVI desde México lleva el nombre de Padrón, su cultivo se extiende a otras comarcas, como es el caso de la del Salnés (Pontevedra). Sus condiciones meteorológicas y la fertilidad de su suelo permite obtener una media de cinco kilos de este pimiento por metro cuadrado en invernadero, y de tres al aire libre.