Los hechos sucedieron en un colegio de educación primaria de Tor Pignattara, a las afueras de Roma, indica el diario "Il Messagero", que cita la versión de los hechos citados por padres de los otros alumnos de la escuela.

El grupo de seis niños trajeron los cuchillos de casa y desde hacía días amenazaban al resto de compañeros con que si no hacían lo mismo les pegarían, agrega el diario.

Una de las maestras descubrió a los menores jugando a amenazarse con los cuchillos en el patio durante la hora del recreo, pero cuando intentó que le diesen las armas uno amenazó con matarla a ella, a otros niños y luego suicidarse, según los testimonios citados por el diario.

Una vez controlada la situación, se procedió a registrar las mochilas de los niños de la clase y encontraron en ellas diez cuchillos de cocina.