Asi, según un estudio realizado con 400 mujeres españolas, el 45 por ciento de las encuestadas reconocer haber sufrido violencia psicológica en algún momento de su día. Pero quizás, lo más llamativo es que cerca de 60.000 mujeres que sufren maltrato pasan cada día por el centro de salud sin mecnionar este problema. La encuesta tiene por objetivo elaborar un sencillo cuestionario que permita evaluar los malos tratos en la consulta del médico de familia y hacer frente a este problema.

"Las afectadas deben saber que su problema no es algo privado y también que los facultativos pueden ayudarlas. Éstos por su parte no deben ignorar algo cada vez más evidente: muchas de estas mujeres, que tanto frecuentan la consulta porque se sienten mal sin causa orgánica aparente, están necesitando que las pregunten por su situación", afirma la doctora Ana Delgado, de la Escuela Andaluza de Salud Pública, que junto con la doctora Marta Aguar, han coordinado esta investigación. El trabajo ha sido reconocido con el premio anual que concede la revista Atención Primaria, de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC).

El abordaje de la violencia doméstica desde Atención Primaria será una de las mesas de debate en el marco de las Jornadas de Actualización en Medicina de Familia, que durante hoy y mañana se celebran en el Auditorio Palacio de Congresos Príncipe Felipe de Oviedo. Las doctoras Ana Delgado y Silvia Beatriz Brun serán las expertas que participarán en la mesa. Estas jornadas, que dirige el doctor José Zarco, han sido organizadas por las Sociedades Española y Asturiana de Medicina de Familia y Comunitaria.

Cada día se producen un millón de consultas en los centros de salud españoles. El 60% de esas consultas las hacen mujeres y un porcentaje significativo de ellas, unas 60.000, sufre maltrato pero no menciona de manera expresa este problema delante del médico. "Esto significa que los médicos de familia debemos aprovechar que preguntan por otros problemas de salud para realizar una intervención encaminada a identificar signos de alerta y factores de riesgo", afirma el doctor Luis Aguilera, presidente de semFYC.

En el estudio dirigido por la doctora Delgado, del total de las 400 mujeres encuestadas sólo ocho de ellas se negaron a contestar. El 18% manifestó haber sufrido violencia física y un 16% maltrato sexual. Para la doctora Delgado, el maltrato psicológico es mucho más difícil de diagnosticar. "Hasta hace muy poco ni siquiera estaba incluido en nuestra legislación como delito. Sigue siendo bastante invisible y sin embargo su detección es clave porque suele preceder al físico, por lo que es preciso una actitud más alerta del médico de familia".

LOS MEDICOS TEMEN INVADIR LA INTIMIDAD DE LA PACIENTE

En muchas ocasiones, la falta de tiempo y el temor a invadir la esfera privada de la paciente son algunas de las razones que explican el diagnóstico tardío. "El tiempo es clave, ya que la entrevista debe ser larga y pausada. Aunque muchas veces los recursos necesarios no están al alcance del profesional, éste debe ser consciente de que su labor sirve para algo: que si detecta un caso podrá derivarlo, por ejemplo, a un experto que le preste apoyo psicológico. En otras ocasiones, las ayudas serán sociales e incluso de asesoramiento legal".

La hiperfrecuentación a la consulta, la ansiedad prolongada no justificada y los entornos de posible riesgo que el médico de familia conoce gracias a su relación con la paciente y su familia constituyen elementos que deben empujar al facultativo a indagar activamente si existe o no una situación de maltrato.

Respecto al consumo de alcohol, los expertos no lo consideran un factor causal del maltrato, sino un elemento favorecedor de este tipo de situaciones. "La violencia doméstica no es un problema de factores de riesgo, sino de relaciones de poder entre mujeres y hombres; por eso se produce en todas las clases sociales, religiones, grupos étnicos, etc. El alcohol incrementa la expresión de una violencia que ya existe de antemano", aclara la doctora Delgado.