El dibujante Miguelanxo Prado (A Coruña, 1958), uno de los autores españoles más reputados y respetados internacionalmente, destacaba ayer que el hecho de que el cómic no tuviera un Premio Nacional era un claro "agravio comparativo respecto al resto de las disciplinas; algo ridículo e inexplicable". El creador de "Trazo de tiza", "Quotidianía delirante" y director de "De profundis", la primera película hecha de pinturas al óleo animadas, manifestaba así su alegría por la noticia y destaca, especialmente, que un premio de este tipo provoca grades efectos positivos ya que la obra publicada "tiene una presencia inmediata en los medios de comunicación". El artista destaca el "alto nivel creativo" que disfruta actualmente la historieta en España. "Especialmente debemos estar orgullosos del trabajo de los autores gallegos: en los últimos 25 años nuestra presencia se incrementó muchísimo y ahora somos un punto de referencia en todo el mundo", asegura Prado. Sin embargo, difiere de la razón del Ministerio para haber decidido crear en este momento el premio: el auge actual del cómic. Prado destaca que la verdadera explosión del cómic en España fue en los años 80, "desde entonces ha tenido momentos altos y momentos bajos, pero ha sido un continuar".