En torno a las nueve de la mañana, la madre de la víctima, de 36 años, acudió al cuartel de la Guardia Civil de la localidad al sospechar que "iba a pasar algo" después de ver al hombre, identificado como A.G.D., de 45, en las inmediaciones del domicilio familiar.

Al parecer, el supuesto homicida, también de origen rumano, habría acudido esta mañana al colegio donde estudian los hijos de la pareja y obtuvo de uno de ellos las llaves del piso, situado en la primera planta del número 36 de la calle de Finello.

Según las mismas fuentes, la mujer falleció degollada y posteriormente él intentó suicidarse de la misma forma; está ingresado en el hospital comarcal de Vila-real, con una herida "muy profunda y grave" en el cuello que hace a los médicos temer por su vida.

La mujer le había denunciado el pasado 13 de febrero por malos tratos, amenazas y lesiones leves, de las que tuvo que ser atendida en el centro de salud de Burriana.

Un día después, se dictó la orden de alejamiento y desde entonces vivían separados, señalaron las fuentes.