En declaraciones previas a la ceremonia de entrega, Biermann criticó al gobierno de la ciudad-estado de Berlín, formado por el Partido Socialdemócrata alemán (SPD) y al Partido del Socialismo Democrático (PDS), heredero del Partido Socialista Unificado (SED).

"Considero criminal que el SPD se vaya a la cama con el PDS", dijo el cantautor, quien se convirtió en símbolo de la disidencia después de que el Gobierno de la República Democrática Alemana (RDA) le retirara en noviembre de 1976 la nacionalidad germana oriental.

La concesión del título de ciudadano honorífico de Berlín a Biermann fue objeto de controversia en los últimos meses.

La propuesta de la Unión Democristiana (CDU), apoyada por Los Verdes y el Partido Liberal, topó al principio con las reticencias de la coalición gubernamental berlinesa.

El PDS se resistía a rendir honores a Biermann y el SPD no quería incomodar a su socios de coalición.

Finalmente, en enero el SPD dio su brazo a torcer y votó a favor de la concesión del título al cantautor y padrastro de la cantante Nina Hagen.

En la ceremonia de entrega del título de ciudadano de honor de Berlín, el alcalde, el socialdemócrata Klaus Wowereit, calificó al cantautor de "gran artista y apasionado humanista" y recordó su contribución a la caída del régimen comunista de la RDA y a la reunificación alemana.

"¡Gracias, Wolf Biermann!", dijo Wowereit, quien aseguró que Berlín está "orgullosa" del cantautor que incomodó tanto a la izquierda como a la derecha.

"La izquierda sospechaba de usted por ser un izquierdista que criticaba fuertemente el socialismo real existente y apoyaba la reunificación alemana. La derecha no le quería porque era un izquierdista", recordó Wowereit.

Antes que Biermann, 114 personas han recibido el título de ciudadano honorífico de Berlín, entre ellas el ex presidente soviético Mijail Gorbachov y el estadounidense Ronald Reagan, el zar Nicolás I, el naturista Alexander von Humboldt, el pintor Max Liebermann y el director de orquesta Herbert von Karajan.