Con el aval de los Reyes de España, del presidente de Colombia, Alvaro Uribe, y el trabajo conjunto de las academias de la lengua de tres continentes, el idioma español cuenta desde ayer con su primera gramática oficial en 76 años.

La Nueva Gramática de la Lengua Española, aprobada oficialmente en la clausura del XIII Congreso de las Academias de la Lengua, "está llamada a ser la piedra angular con que redoblar la presencia y pujanza de nuestra lengua en la era de la comunicación y la información", afirmó el rey Don Juan Carlos I en el acto de clausura, celebrado en el Teatro Metropolitano, en el centro de Medellín.

Ese texto, primero oficial desde 1931, "permitirá que disfrutemos de la aventura del conocimiento, de la organización normativa y de la diversidad cultural, hecho que debemos celebrar por cuanto constituye un patrimonio común de la humanidad, que se actualiza y preserva en provecho de toda la comunidad hispanohablante", agregó.

El rey, que viajó acompañado de la reina Sofía viajará hoy a Cartagena de Indias para asistir al IV Congreso de la Lengua. Juan Carlos destacó también que la nueva gramática "refleja la voz del pueblo" en todas sus variedades tanto en España como en Hispanoamérica.

Los 22 directores de las academias de España, Hispanoamérica, Estados Unidos y Filipinas fueron dando su aprobación para oficializar el proyecto de la gramática que se anuncia como la más completa jamás elaborada en nuestro idioma.

Lo hicieron respondiendo a las preguntas que les formuló uno por uno el secretario general de la Asociación de Academias, Humberto López Morales.

"La patria del español es amplia y abierta", afirmó Víctor García de la Concha, presidente de la Real Academia Española (RAE). "La nueva gramática alumbra una visión nueva del español".

Ignacio Bosque, a quien la RAE le encomendó la tarea de redactar la gramática que luego pasó a revisión de expertos de todas las academias en un proceso de una década, dijo que el nuevo texto "constituye un retrato actual de nuestro idioma común".

"Como decía (Jorge Luis) Borges, todos los mapas son imperfectos. En la ciencia la realidad siempre vence al que trata de alcanzarla", agregó. "Pero esta obra pretende ser un mapa del español general".