En el Museo se puede contemplar desde un temple sobre tabla del Maestro de Cubells, "Retablo de la Virgen María", la pieza más antigua de la colección, de finales del siglo XIV y que desarrolla en siete escenas la vida de María, hasta la pintura más reciente, "Preparando la fiesta del Corpus", de Antonio Fillol (1870-1930), un óleo de grandes dimensiones que representa una escena valenciana.

La exposición, instalada en uno de los edificios de la Ciudad de la Porcelana de Lladró, en Tavernes Blanques, acoge también una representación por décadas de las obras de Lladró desde los años cincuenta a los noventa.

Con la creación de este Museo, se culmina una oferta cultural para los más de 15.000 visitantes anuales de la Ciudad de Porcelana -sobre todo norteamericanos, británicos y japoneses-, según afirmó en la rueda de prensa de presentación el consejero delegado del grupo, Alain Viot.

La presidenta de Lladró Comercial, Rosa Lladró, destacó la formación artística y la "afición" por la pintura de los tres hermanos Lladró, que les llevó a comenzar a "recoger" pinturas de artistas valencianos en el extranjero y que posteriormente se fue ampliando a otros pintores, con la intención de dejar su legado a futuras generaciones.

Finalmente, las setenta obras se enmarcan en el Gótico, Renacimiento, Barroco, Academicismo y Costumbrismo de los siglos XIX y XX.

Así, el Museo recoge obras de Joaquín Sorolla, Ignacio Pinazo, José de Ribera, Francisco de Zurbarán (en restauración en el departamento propio de restauración), El Greco, Juan de Juanes, Rubens, Alonso Berruguete, Mariano Benlliure, José Benlliure, José Mongrell, Cecilio Pla, Mariano Salvador Maella, Juan Ribalta, Francisco Herrera El Viejo y Antonio Palomino, entre otros.

Esta colección de pintura se llevará al edificio del Reloj del puerto de Valencia en mayo, coincidiendo con la celebración de las regatas de la Copa del América.

Respecto a las piezas de porcelana, la muestra recoge la trayectoria de la firma, como las primeras creaciones de los hermanos Lladró cuando trabajaban de manera experimental en el horno moruno que construyeron en su casa natal, así como obras que han marcado un punto de inflexión estética en su historia, como "Triste arlequín" y "Jarrón emperador".

El nuevo museo de Valencia se suma al ya existente en Nueva York, donde se expone el mismo tipo de piezas de porcelana representativas de distintas décadas de la empresa fundada en 1953.