El investigador Pedro Alonso preveía que la vacuna contra la malaria, cuyo ensayo dirigió con resultados esperanzadores en Mozambique, estuviese desarrollada, registrada y lista para su distribución en 2010. Sería "una vacuna de protección limitada, no una barita mágica", ya avisó.