Ágatha de Santos / VIGO

Adán Aliaga, director de "La casa de mi abuela", documental que se ha hecho con premios en los principales festivales de documentales de Europa y Estados Unidos, presentará hoy (20.00 horas) en el Museo de Arte Contemporáneo de Vigo (MARCO) el DVD de esta cinta que, a través de la relación de su abuela y su prima, retrata una generación, la de los abuelos, que se está perdiendo. El

realizador alicantino encontró en la productora gallega IB Cinema el apoyo necesario para llevar a cabo este proyecto.

- Lo que en principio iba a ser una película terminó siendo un documental, ¿por qué?

- Siempre tuve claro que quería hacer una película que trascendiera el mero documental para contar una historia pequeña, sencilla y con un toque social. Y en esa búsqueda encontré en la vida cotidiana de mi abuela una historia. Trabajé sin guión y algunos personajes se quedaron en el camino en los tres años de rodaje.

- Resulta paradógico que haya tenido mayor difusión fuera que dentro de España.

- Esto me molesta un poco, sí. Ahora puedes hacer cine con una cámara digital y el ordenador de casa. La libertad está en el cine digital, con el que no dependes de la producción, pero de poco te sirve si luego no tienes el apoyo de una distribuidora. Yo solo no habría podido mover la película por todos los festivales en los que ha estado.

- ¿Los premios le han abierto puertas?

-Estamos trabajando para rodar una película de ficción, basada en un cómic de un dibujante italiano, pero más que abrir puertas, lo que suponen los premios son un aliciente para continuar trabajando.

- La cinta habla de lo antiguo y de lo nuevo...

- Me gustó la idea de mostrar la generación de mi abuela, una generación que se está perdiendo, como la casa de mi abuela, que acaba derruida. Ahora en el DVD, contamos qué ha sido de mi abuela, el aspecto por el que más me preguntan.