Pasó por el Club Faro para enseñarnos a "comer sano para vivir feliz", y cabe asegurar que predica por el ejemplo, porque su aspecto no puede ser más saludable. La doctora Yolanda Sanz es una especialista en nutrición que ha volcado su experiencia y saber científico en un libro, "Soy lo que como", titulado como el programa de Cuatro en el que ejerció como asesora.

- ¿Una dieta puede resultar buena para una persona y mala para otra?

- No creo en las dietas de adelgazamiento al uso, sino en establecer planes de comida saludables. Si la persona tiene problemas de sobrepeso, colesterol o ácido úrico, habrá que retirar ciertos alimentos, pero en lo que yo creo es en que, si comes de forma saludable, bajas peso.

- La excusa habitual para no hacerlo es la falta de tiempo...

- Todos tenemos limitaciones de tiempo, pero estoy en contra de que eso se convierta en una excusa cotidiana. Te puedes planificar al hacer la compra, cocinar guisos que puedes congelar... Se trata de estar un poco al tanto de la comida y no pensar aquello de "yo me tomo cualquier cosa".

- No nos organizamos: una de cada cuatro familias españolas tira alimentos a la basura.

- Lo ideal es ir a la compra con una lista: así te ahorras un montón de dinero y comes realmente lo que quieres. De otra forma, sobre todo si vas a la una de la tarde, cuando empiezas a tener hambre, llenas el carro de alimentos y muchos de ellos no los vas a poder consumir.

- Las prisas a la hora de comer también son malas consejeras...

- Comer muy rápido conlleva varios aspectos negativos. En primer lugar, comes mucho más, porque no te das cuenta de la cantidad de alimentos que ingieres. Se engulle, no se mastica. Buscas una sensación de plenitud, llenarte, y esa sensación llega antes cuando masticas bien porque disfrutas más de la comida. Por otro lado, al comer deprisa tragas un montón de aire y el vientre se hincha.

- Para evitar la bajada hipoglucémica aconseja comer "entre horas" de una forma saludable...

- De una forma ordenada. Si una persona desayuna a las siete y media y come a las tres puede tener una bajada de azúcar. A media mañana se puede tomar una pieza de fruta o un tentempié consistente en un poco de pan con queso, pero nunca una gran cantidad. Lo mismo ocurre por la tarde. Se trata de comer entre horas pero no de "picoteo", sino de una toma ordenada de algo saludable.

- ¿Por qué a los niños les gusta tanto la "comida basura"? Las salchichas, las hamburguesas, las pizzas, el ketchup...

- No lo sé. El ketchup es dulce porque contiene azúcar, y las salchichas y las hamburguesas las toman con ketchup, no con mostaza. Es esa salsa lo que hace que esas comidas resulten atractivas para ellos, porque a los niños les encanta el sabor dulce. Por algo las golosinas están hechas para los críos.

- ¿Cómo debemos reaccionar cuando un niño rechaza un plato de verduras o cualquier otro plato saludable?

- A nadie se le debe obligar ni forzar con la comida. Debemos darle ejemplo, porque muchas veces los padres no lo hacen. Si le pones un plato de acelgas no lo va a querer, así que tienes que jugar con ello. Puedes hacer unos macarrones con tomate y añadir verdura, pimiento, calabacín, cebolla... Y hacerle ver que aquello está muy rico.

- Un caso extremo es el del niño británico de 8 años que pesa casi 90 kilos. Las autoridades le querían quitar la custodia a su madre...

- La madre reconoció que le daba todos los caprichos para no oírle... Pero creo que hay un problema psicológico importante, tanto de la madre como del niño. El niño necesita el apoyo de un experto en nutrición que le enseñe también a la madre a preparar comidas ricas, porque obviamente el niño no se comerá un plato de espinacas hervidas. Muchas de esas conductas responden a la ignorancia.