Sin una norma que legalice la eutanasia, la única solución de un enfermo terminal o con una dolencia irreversible de poner fin a su vida es el denominado "testamento vital". En Galicia, al menos, 70 personas lo han firmado.

Antonio Batista, secretario de la Asociacion Dereito a Morrer Dignamente, aclara que estas 70 personas son miembros de dicha sociedad, por lo que la cifra total de personas que se encuentran en la misma situación es mayor. "Debe haber muchísimas más voluntades anticipadas que no llevamos nosotros pero sí los médicos", explica.

De esta manera, cualquiera puede acudir a un notario o médico firmando el testamento vital. Un ejemplo de éste se puede encontrar en la página www.eutanasia.ws