El ataque del delincuente, de 17 años, se registró tras una operación policial en un autobús urbano donde los agentes buscaban a varios asaltantes de pasajeros de ese tipo de vehículos.

"Tengo lesiones en el antebrazo y el hombro", dijo el policía José Fernando Becerra, quien señaló que en el autobús fueron detenidas varias personas que robaban a los pasajeros en el barrio El Cortijo de Cali, en el suroeste de Colombia.

Becerra relató que el delincuente fue detenido "después de una persecución a pie, durante la cual nos vimos atacados con piedras por otras personas, incluidos sus padres".

Según Becerra, tras ser detenido el ladrón, y cuando iba a ser conducido a la sede policial en una motocicleta, se negó a subir a ella y "enseguida me atacó a dentelladas, primero en el antebrazo y después en el hombro".

"Me destrozó el chaleco de identificación, la camisa y la piel, donde me produjo severas lesiones y adormecimiento en los dedos", explicó desde su lecho hospitalario.

Además de los cargos por robo, el agresor deberá hacer frente a otros por lesiones personales.