El galardón reconoce la "más valiosa aportación al conocimiento del arte contemporáneo", según el presidente del Círculo, Juan Miguel Hernández León, quien entregó la medalla a Corral en un acto al que también asistió Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid.

En la entrega de la más alta distinción del Círculo de Bellas Artes, la presidenta destacó que Corral ha realizado, a lo largo de su trayectoria, la tarea de "abrir Madrid al mundo del arte contemporáneo, y viceversa".

María Corral comenzó su discurso de agradecimiento aludiendo al alcalde de Madrid -"Dios propone y Ruiz Gallardón dispone", dijo-, y continuó con el recuerdo de quien le inculcó su pasión por el arte, su padre, "con la costumbre de las visitas dominicales a los museos".

La que fuera directora del Reina Sofía desde 1991 a 1994 afirmó que con dicho museo tuvo la ocasión de "entablar una relación de tú a tú con otros grandes centros de arte contemporáneo, situándolo entre los referentes mundiales en muy poco tiempo."

"En mi etapa en el museo, me sentí como una directora de orquesta, que logra sacar el mejor partido de sus instrumentos", dijo Corral, cuyo última labor como comisaria fue el de la exposición "Fast Forward: Contemporary Collections for the Dallas Museum of Art", celebrada este año en EE. UU.

Corral, que también comparó una colección de arte con un jardín - "hay plantas permanentes, de temporada, y otras que sólo con el tiempo llegan a florecer" afirmó-, señaló que dicha muestra constituye el proyecto internacional del que se siente más orgullosa, junto con la codirección de la 51 Bienal de Venecia en 2004.

El extenso currículum de María Corral incluye su labor de comisaria en exposiciones celebradas en Barcelona, Milán, Venecia, Lisboa, Nuremberg, Tokyo o Nueva York, entre otras ciudades, además de otros galardones como la medalla de "Chevalier de l´Ordre des Arts et des Lettres", que le concedió el Ministerio de Cultura de Francia en 1993.