En el auditorio ya no cabía ni un alfiler más y los diez minutos de retraso con los que ha empezado el concierto han dejado entrever a un publico ansioso por revivir los temas más importantes de Cohen y dispuesto a disfrutar rememorando sus letras.

En total han actuado trece artistas que, bajo el título de "Acordes de Leonard Cohen", han hecho vibrar durante más de dos horas al público, recuperando con acierto versiones de los temas más reconocidos de la trayectoria musical del cantautor canadiense (Montreal, 1934).

La canción encargada de abrir el homenaje ha sido "Suzanne", la que fue el primer tema del disco debut del artista, que ha sido interpretada por la potente voz de Perla Batalla, y que se ha ganado la ovación del público por su gran expresividad.

A ésta le ha seguido la versión "The Guests", tema que han interpretado en catalán los chicos del Coro de Cambra Diaula y una de las canciones favoritas de Cohen.

El público se ha vuelto a estremecer escuchando las frases contundentes a las que Cohen tiene acostumbrados a sus aficionados, con canciones como "Bird on the Wire", interpretada por un excepcional Kiko Veneno, quien ha cautivado con su particular "rumbita de Leonard Cohen" y a quien ha agradecido el hecho de haber creado canciones "tan sentidas y maravillosas como ésta".

Siguiendo con los ritmos flamencos, Duquende ha conseguido hacer vibrar de nuevo al público con su versión personal del clásico "My Gypsy´s Wife", una canción para la que Cohen se inspiró en Lorca, y de quien el cantautor canadiense es un admirador declarado.

La fuerza con la que Duquende ha interpretado versos como "éste es el fin del mundo, el diluvio, el apagón" se ha merecido la ovación de un público que se ha mostrado muy activo durante todo el concierto.

Mayte Martín también ha querido rendir su especial homenaje al artista cantando con gran dominio y un gran chorro de voz "Hey, That´s No Way to Say Goodbye".

Otra de las grandes ovaciones de la noche ha llegado con la rememoración de uno de los grandes clásicos del artista, "Chelsey Hotel", versionado por Javier Muguruza.

Este músico también se ha encargado de interpretar, junto a Perla Batalla y en euskera, otro de los clásicos que impulsaron a Cohen a la cima del panteón del pop confesional: "So Long Marianne".

Christina Rosenvinge también ha sorprendido interpretado una versión más melódica y elaborada de "The Famous Blue Raincoat.

De entre los artistas españoles, la más esperada por el público ha sido Luz Casal, con su versión de "Dance me to the End of Love".

Pero uno de los reconocimientos más grandes de la noche se lo ha llevado John Cale, ex miembro de The Velvet Underground, por sus interpretaciones al piano de "Alexandra Leaving".

Jackson Browne también ha conseguido emocionar a los espectadores con "A Thousand Kisses Deep", canción que Cohen escribió precisamente en homenaje a la que en ese momento era la novia de Jackson Browne y de quien Cohen se enamoró perdidamente.

De entre los artistas internacionales también ha sido memorable la actuación de Anjani Thomas, que ha versionado "Half the Perfect World" y "Thanks for the Dance".

La sorpresa más grata de la noche ha llegado al final de la actuación cuando gran parte de los artistas que han participado en el concierto han subido juntos al escenario para versionar "Hallelujah", una de las piezas más importantes del compositor.

El concierto-homenaje se ha organizado con motivo del cincuenta aniversario de la publicación del primer libro de poemas de Cohen, "Let Us Compare Mythologies" (Comparemos Mitologías).

Con este concierto en Sant Feliu de Guíxols se inicia una etapa de recitales por España en los que se rendirá homenaje a la figura de Cohen. Los próximos tendrán lugar en Cádiz, Murcia y Tenerife.

Hombre enigmático, fascinante y de perfil solitario, Cohen ha logrado cautivar en todo el mundo gracias a sus melodías, una mezcla de canción poética y rock indie, y a sus letras, siempre basadas en la condición humana y su libertad.