Las personas con parálisis podrían ejecutar movimientos gracias a las nuevas tecnologías en interfaces, que conectan el cerebro humano con dispositivos externos, y que posibilitarían moverse, revela "Nature". La revista científica publica en su último número dos estudios sobre los últimos avances en interfaces que podrían reemplazar o restaurar las funciones motoras en las personas con parálisis.

En uno de esos estudios, un equipo de la universidad de Brown (EE UU), demostró cómo un paciente paralítico por una herida en la espina dorsal fue capaz de mover el cursor de una pantalla con sólo pensar en ese acto. Esto fue posible gracias a un artefacto, llamado prótesis neuromotora, consistente en un sensor insertado en su cerebro.

El sensor consta de una serie de electrodos, que almacenan la actividad neuronal en el área cerebral que hace que los brazos se muevan. Los científicos descubrieron que aunque el paciente llevaba tres años sin moverse, la actividad persistía en esa parte del cerebro.

Los electrodos del sensor grabaron la información de esa zona cerebral para luego decodificarla y procesarla en un ordenador, de tal forma que la información neuronal se transformara en órdenes de movimiento para guiar a un ordenador o a una prótesis.

Así, a pesar de que el paciente no podía mover sus miembros, fue capaz de llevar a cabo una serie de tareas con el ordenador como abrir un correo electrónico, usar una televisión, e incluso abrir y cerrar la prótesis de una mano. En otro estudio, los investigadores de la universidad de Stanford (EE UU) insertaron el sensor en monos y comprobaron que se puede conseguir un sistema preciso que trabaje a una velocidad equivalente a teclear 15 palabras por minuto.