En España, cerca de 1.800 personas han resultado afectadas, hasta el momento, por el consumo de pollo contaminado, según los datos actualizados ayer por los gobiernos regionales, si bien en los últimos tres días sólo se han registrado dos nuevos casos. El Ministerio de Sanidad considera que el proceso, cuyos primeros casos se conocieron el pasado viernes, "se encuentra en fase de remisión".

A día de ayer, permanecían ingresadas 41 personas por esta intoxicación.