22 de julio de 2015
22.07.2015

Marina Castaño defiende ante la juez su gestión al frente de la Fundación Cela

- La viuda del Nobel se negó a responder las preguntas de la acusación particular - Tampoco contestó el exgerente de la entidad, acusado de un despido simulado

22.07.2015 | 02:06

La periodista gallega y viuda del premio Nobel, Camilo José Cela, Marina Castaño acudió a los juzgados para declarar por sus supuestas irregularidades a la hora de gestionar la Fundación Cela ayer.

La coruñesa, que acude en calidad de imputada, ha tratado de "justificar" en todo momento su gestión al frente de la Fundación del Nobel mediante sus declaraciones ante la titular del juzgado de instrucción número dos de Padrón, por la presunta comisión de los delitos de malversación de fondos públicos, fraude con las subvenciones y apropiación indebida.

Es lo que ha revelado a su salida del juzgado el abogado Xosé María Rodríguez, que representa a Lola Ramos, la vecina del municipio de Padrón, en A Coruña, que advirtió de la existencia de presuntas irregularidades en la gestión económica de la Fundación Cela y encargada de abrir este caso y su posterior investigación tras su denuncia en los juzgados. Este letrado aseguró que durante la vista celebrada ayer, la viuda del Nobel se ha negado a responder a las preguntas de la acusación particular, siendo la única persona de las llamadas a declarar que no le ha hecho.

A su salida, pasadas las 13.30 horas de la mañana, la periodista Marina Castaño, con semblante serio, también se negó nuevamente a contestar a los medios de comunicación que la esperaban fuera del edificio judicial. Su abogado también prefirió guardar silencio en cuanto a lo que ocurrió en el interior de la sala. El letrado de la acusación particular sí explicó a la prensa que la sesión matinal transcurrió de forma normal.

No responden a la acusación

Fue la de ayer una sesión en la que la viuda del escritor gallego se defendió de todas sus causas y trató de "justificar sus actuaciones" durante su etapa de presidenta de la Fundación Cela, así como las "diferentes cuestiones que están juzgándose", tales como la compensación económica por el despido del gerente de dicha Fundación.

"Esta persona viene como imputada, su versión tiene que ser exculpatoria", explicaba el letrado de la periodista coruñesa, señalando además que Castaño sí respondió tanto a las preguntas del juez y del Ministerio Fiscal, como a las de su letrado y también a las del abogado del Estado.

No puede decir lo mismo sobre las cuestiones que le realizó la acusación particular, ya que la viuda de Cela a preferido acogerse a su derecho a no responder. "Es un derecho que tiene, una forma de afrontar las declaraciones", justificaba su letrado.

Ha rehusado este abogado explicar los "argumentos" empleados por Marina Castaño en su defensa. "Se trata de cuestiones privadas de la causa", ha expuesto.

La denunciante del caso, Lola Ramos, sí a querido compartir sus impresiones sobre el caso que ella misma a denunciado. "Soy militante del PP, lo voy a seguir siendo; pero pepeísta que yo vea que cometa un delito económico, desde luego por mi parte, que tenga la completa seguridad de que lo voy a denunciar", ha declarado, a las puertas del juzgado de Padrón. La denunciante lamenta que se hayan archivado otras dos denuncias con respecto a este caso interpuestas también por ella.

Marina Castaño no ha sido la única que no contestó a las preguntas de la acusación particular, puesto que lo mismo hizo en esta jornada, y antes que ella, el antaño gerente de la Fundación Cela, Tomás Cavanna, quien fue citado a declarar porque presuntamente su despido de la Fundación Cela fue simulado y pagado con fondos públicos sin consentimiento de las Administraciones que financiaban la institución.

A su salida de los juzgados de Padrón, Cavanna tampoco se ha manifestado al respecto de cómo transcurrió su testimonio en la sala. "No hago declaraciones, las declaraciones dentro", explicaba un recatado Cavanna.

El abogado de la acusación particular, Xosé María Rodríguez, ha revelado que "uno de los problemas" que está teniendo la causa es que muchos de los supuestos delitos "han prescrito", sobre todo, los de carácter tributario, por lo que "no hubo investigación al respecto y ya no se permitió preguntar por considerar que están prescritos", ha explicado el letrado.

También ha dicho que previsiblemente tengan que prestar declaración en "calidad de testigo" los miembros del patronato de la Fundación que aprobó en 2010 por unanimidad el despido del ex gerente de la Fundación.

Tras las declaraciones de Castaño y Cavanna, hoy le toca el turno de personarse ante la juez al miembro del Consello de Contas y exconselleiro del gobierno de Manuel Fraga, Dositeo Rodríguez; quien había asegurado días atrás que dimitiría de su cargo si continúa como imputado en el caso.

La periodista gallega Marina Castaño fue imputada el 12 de noviembre del año pasado. El caso en el que se ha visto implicada está relacionado con un asunto de ingresos por devolución del IVA.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook