27 de septiembre de 2014
27.09.2014

Tras el árbol genealógico de Tutankamon

Una misión española excavará en Egipto para encontrar pistas sobre quién fue realmente el padre del joven y malogrado faraón » Un restaurador gallego participará en el equipo

27.09.2014 | 01:50
Juan José Mosquera Feijoo, restaurador gallego.

Tutankamon, el faraón más mediático del antiguo Egipto, sigue rodeado de misterio. Las tesis oficiales van cada año cayendo sustituidas por nuevas investigaciones. A día de hoy, se pone en duda que hubiera muerto de malaria o de una grave enfermedad ósea. "Está por descubrir de qué murió. Su momia tiene lesiones en el rostro y en el pecho. No parece que la malaria haya sido la razón porque esta enfermedad era endémica de los reyes. Yo creo que Tutankamon estaba delicado y que le 'ayudaron' a morir porque convenía zanjar la situación".

Quien defiende esta tesis es el egiptólogo Francisco Martín, del Instituto de Estudios del Antiguo Egipto de Madrid y director de la Misión Arqueológica Española en Luxor que lleva realizando excavaciones en Egipto desde el año 2000.

Este experto también pone en duda datos del árbol genealógico del joven faraón. Por una parte, apunta que, tras una comprobación vía ADN, se sabe que su madre no fue una hija de Nefertiti sino la hija del rey Amen-Hotep III.

Tampoco cree que el padre de Tutankamon (Tut Anj Amon) haya sido Amenhotep IV, también conocido como Amenofis IV o Akenatón como señalan "99 de cada 100 libros de historia. Hasta ahora, se decía que reinó Amenhotep III y que cuando muere este, llega al poder Amenhotep IV y que este era padre de Tutankamon. Nosotros hemos analizado documentos y hemos encontrado inscripciones en las que Tutankamon se reivindica como hijo de Amenhotep III", apunta el arqueólogo Francisco Martín.

Para arrojar luz sobre esta genealogía y una parte muy importante de la historia del antiguo Egipto, la misión española retomará a principios de octubre y durante tres meses las excavaciones en la tumba tebana en Luxor de un visir que trabajó para el supuesto padre de Tuntakamon, considerada como la más grande de la dinastía XVIII.

En el equipo, habrá un gallego, el restaurador Juan José Mosquera Feijoo (Monforte de Lemos, 1980). Diplomado en Restauración de Bienes Culturales por la Escuela de Pontevedra, se encuentra ahora mismo matriculado para realizar la equivalencia del curso a grado y fue incorporado al equipo tras conocer los trabajos de la misión española en unas charlas en el Museo de Pontevedra donde Martín ha dirigido la actual exposición "De la vida a la muerte", con 132 piezas egipcias.

Para Mosquera, será la primera vez que participe en una excavación en Egipto. Su misión exactamente la conocerá cuando llegue a Luxor; pero todo apunta a que tendrá que colaborar en la restauración de unas columnas y otros restos.

Su satisfacción por participar en el proyecto no obedece a que este esté vinculado a Tuntakamon sino más bien "al momento histórico en el que reinó Amenhotep III. Fue un momento de revuelta en el régimen faraónico, donde hubo una ruptura en la religión. "Fue un momento muy turbulento, parecido a la Revolución Francesa, se persiguió a mucha gente y se destruyeron inscripciones por intereses políticos y religiosos. Ha quedado un vacío de esa época, como si hubiesen quitado cinco páginas de los libros de historia. Nosotros estamos tratando de reescribirlas", apunta Martín.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook