08 de agosto de 2013
08.08.2013

Una flor única en la Fundación Sales

El vivero celebró ayer el florecimiento de una de sus plantas más atípicas

08.08.2013 | 07:31
Un bebé posado en una las hojas del nenúfar al lado del director botánico y de la flor. // Fotos: Marta G. Brea

La Fundación Sales tiene entre sus más de 965 especies a una que sobresale estos días por encima de las demás. Se trata del nenúfar gigante Victoria Cruziana, que en la noche del martes al miércoles floreció para dejar ver su lado más hermoso: una flor atípica que atrae a todo el mundo.

Oliver Weiss todavía no se lo cree. El director botánico de la Fundación Sales de Vigo miraba ayer con orgullo el nenúfar gigante Victoria Cruziana que reposa calma e imponentemente en la charca habilitada en el recinto. Al lado de las grandes hojas verdes que ya llevan tiempo abriéndose y expandiéndose, asomó ayer, al fin, una de las preciosas flores que esconde esta peculiar planta.

"De las tres que hay, de momento solo se ha abierto esta. Fue en la noche del martes al miércoles, a las 23.10 horas, y lo festejamos por todo lo alto", comenta un Weiss emocionado y ocupado por la gran cantidad de gente que visitó ayer los jardines para observar de cerca a la planta.

Se trata de un hecho inédito y no solo porque nadie confiara en el florecimiento de esta planta en España ("nadie daba un duro por esto", afirmaba el biólogo), sino porque además, se ha producido un hecho no documentado. "Esta flor se abre por la noche y se cierra durante el día siguiente para volver a abrir por la noche. En este caso, esta flor no se ha cerrado durante el día", comenta Weiss, que señala al clima oscuro y con niebla de la mañana de ayer como el posible causante.

Ante este hecho, la flor, con un color blanquecino en el momento de su brote, estuvo durante el día de ayer adquiriendo el tono rosado que la caracteriza. "Ahora no sabemos qué va a pasar. No sabemos si durará más por no cerrarse durante el día o si durará menos", indica Weiss, que añade que no lo habrían conseguido sin la ayuda de Carlos Magdalena, responsable de plantas acuáticas en el Kew Garden de Londres, que les asesoró durante todo el proceso y donó las semillas de nenúfar.

Oliver y sus colaboradores se mantienen en vilo después de tanto trabajo. "Hay otra que está a punto de florecer, que ya se le ve un puntito blanco. Tardamos ocho meses en sacarla adelante mediante este delicado proceso", explica el director de la fundación. En principio, este tipo de plantas duran desde que son plantadas, allá por el mes de enero, hasta septiembre. "En dos días veremos qué sucede", sentencia.

Familias como la formada por Xavier, María y Xulia o Araceli Escudeiro y sus retoños no se quisieron perder ayer el evento. "Lo vimos en las noticias y la verdad es que es impresionante, aunque casi más las hojas del nenúfar que la propia flor", comenta Araceli.

"É espectacular, non tiña nin idea da súa existencia. As follas son incribles, pero a flor é única", indicaba Xavier, cuya hija, Xulia, se sentó en una de las hojas, ya que pueden soportar hasta 40 kilos.

Por su parte, Víctor Corbelle, aficionado a la fotografía, acudió junto a Rosa María Moreira porque le parecía algo "muy interesante". "Es la primera vez que venimos y no nos podíamos perder este florecimiento", comentaba Corbelle.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook