27 de octubre de 2012
27.10.2012
Faro de Vigo

"Separaron por la fuerza al emperador del cadáver de Isabel"

27.10.2012 | 02:00
" title=""Separaron por la fuerza al emperador del cadáver de Isabel"
"> "Separaron por la fuerza al emperador del cadáver de Isabel"

Alfredo Alvar dedicó el tramo final de su conferencia a la prematura muerte de Isabel de Portugal, a los 35 años de edad, y tras once días de agonía. La "gran tragedia", como la describió magistralmente el historiador, comenzó el 20 de abril de 1539, cuando la emperatriz dio a luz un feto muerto, el que iba a ser su quinto hijo. Tal fue la gravedad del parto que la corte consideró un alivio que la emperatriz sobreviviese.
Pero cinco días después, Isabel sufrió una súbita subida de fiebre. Aunque se pensó que se podría recuperar por las sangrías, falleció el 1 de mayo de 1939. Carlos V fue testigo del óbito y se mantuvo junto a ella, "tiernamente enamorado". La besó en la frente y en las manos cuando expiró. "Entre varios hombres tuvieron que separarle por la fuerza del cadáver de Isabel, sin guardar respeto por ser emperador", recordó Alfredo Alvar, citando documentos de la época. "¡Dejadme, que he perdido todo mi bien!", gritaba desconsolado Carlos V, que se retiró al monasterio de Sisla y nunca volvió a casarse.
El féretro realizó un "viaje apoteósico" desde Toledo a Granada, donde fue enterrada Isabel, cuyos restos llegaron ya en descomposición.
Probablemente en cumplimiento de un voto con Isabel, Carlos V hizo la campaña de Argel contra los berberiscos dos años después, y fracasó.
Durante el coloquio, Alfredo Alvar rechazó como "barbaridad" la idea de que San Francisco de Borja -caballerizo de la reina y miembro del cortejo fúnebre- estuviese enamorado de Isabel y que se hubiese convertido al ver su cadáver.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook