06 de mayo de 2012
06.05.2012
Diego Murillo - Especialista en Cirugía Plástica, reparadora y estética

"En cirugía estética lo baratísimo sale caro; tuve que amputar mamas con silicona industrial"

El cirujano retiró varias prótesis PIP y estima en doscientas las afectadas en Galicia

06.05.2012 | 14:19
El doctor Diego Murillo, en su clínica. // Gustavo Santos

La polémica que sacude el sector de la cirugía estética desde la alarma de los implantes PIP, la crisis global, y las técnicas en cirugía reconstructiva, son parte de los temas que repasa el doctor Murillo, cirujano plástico del Centro Médico el Castro en Vigo –Hospital Perpetuo Socorro– y especialista en cirugía reconstructiva y microcirugía. Con cientos de documentos y fotografías, explica las últimas técnicas en cirugía reconstructiva.

–¿Quiénes son realmente los culpables de las prótesis PIP?

–Responsable sin ninguna duda la AEMPS (Agencia Española del Medicamento y productos sanitarios) que no realizó correctamente su trabajo. Perjudicados e inocentes, evidentemente los pacientes que sufren las consecuencias de portar implantes, en algunos casos con silicona de uso no médico. Los cirujanos que los implantaron, en mi opinión se pueden sentir estafados ya que les vendieron un producto con garantías cuando no lo era.

–Usted no las implantó, pero sí las retiró, ¿cuántas afectadas podría haber en Galicia?

–El número exacto de afectadas se desconoce, ya que no existe un registro de implantes, pero aproximadamente unas 200 pacientes. Yo retiré una media docena de prótesis PIP. Algunas estaban rotas y otras, perfectamente.

–¿Qué deberían los pacientes tener en cuenta antes de someterse a una intervención de cirugía estética?

–Ser operados por un especialista en cirugía plástica, exigir que la intervención se realice en un hospital, y no en el primer piso de un edificio, como continua produciéndose en algunos casos, para ahorrar gastos. En cirugía estética, lo muy barato suele salir carísimo. Tuve algún caso en el que tuve que amputar las mamas a una paciente a la que habían inyectado silicona en una peluquería.

–¿Hay alternativa a las prótesis de mama tanto para aumento como para reconstrucción por tras cáncer?

–Actualmente el "lipofilling" que consiste en la extracción de grasa del abdomen, cartucheras, rodillas?, la cual tras centrifugarla, se inyecta en la mama para así aumentar su volumen. Es para aumentos.

–¿Sigue existiendo más miedo a la anestesia que a la cirugía en sí?

–Sin duda, pero eso son cosas del pasado, la anestesia ha avanzado de la mano de la cirugía, posibilitando que el despertar del paciente tras una intervención sea rápido, y sin dolor. Le pongo como ejemplo la mamoplastia de aumento, que gracias al gran equipo de anestesista que trabajan conmigo, hace la paciente se vayan a su casa a las 4/5 horas de operadas con total seguridad y sin dolor ni vómitos.

–¿Ha rechazado alguna petición por descabellada?

–A todos los pacientes se les realiza una historia clínica completa. Si una paciente viene con una idea y yo creo que no puedo alcanzarlo, o no es consciente de la realidad, no la opero.

–¿De qué forma ha influido internet en su especialidad?

–Desde los simuladores 3d para poder orientar a los pacientes en cómo podría ser el resultado tras la cirugía, hasta las consultas on line a nuestra web (plasticamurillo.com) para aclarar todo tipo de dudas.

"Hay pacientes que requieren reconstruir su virginidad"

–Están de moda en ciertos círculos, incluso en un programa de televisión, operaciones estéticas de los genitales, como la vaginoplastia.

–Hacemos básicamente tres intervenciones a nivel de los genitales femeninos: reconstrucción del himen, plastias de labios y los estrechamientos vaginales.

–¿Es frecuente la solicitud de reconstrucción de himen y puede hacerse?

–Son pacientes que quieren volver a ser vírgenes, normalmente para volver a su país de origen, vinculado con el mundo árabe. Veo a tres o cuatro por año.

–¿Qué cirugía reconstructiva es la que más realizan?

–Sin duda ninguna la reconstrucción mamaria, ya sea bien con expansores, colgajos pediculados (Tram, Dorsal ancho) o microquirúrgicos (Diep, Sgap); estas últimos, técnicas modernas y con un alto nivel de especialización y que necesitan un equipo quirúrgico y de anestesistas bien coordinado y entrenado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook