19 de noviembre de 2011
19.11.2011
ÚLTIMA HORA
Antonio Banderas gana el premio al mejor actor del Festival de Cannes
Emilio López Bastos - Vicepresidente de la Sociedade Galega de Sexología

"El estrés y la ansiedad que provoca la crisis son terribles para el deseo sexual"

Pontevedra acoge la III Xornada de Saúde Sexual, centrada en los cambios relacionales

19.11.2011 | 01:10
Emilio López Bastos. // P. Martínez

Una mesa redonda en la que se analizarán "Las relaciones de pareja en un mundo en crisis" sirve para inaugurar hoy la III Xornada Galega de Saúde Sexual, organizada por la Sociedade Galega de Saúde Sexual, que se celebra en el Pazo da Cultura de Pontevedra. Esta jornada –en la que también se tratarán temas como la educación sexual, la sexualidad y el climaterio y la evolución de las conductas sexuales– está dirigida principalmente al personal sanitario y docente, aunque entre los asistentes también hay público general.

–-Comienza la jornada con la mesa redonda "Las relaciones de pareja en un mundo en crisis". ¿Hasta qué punto deja huella la crisis económica en las relaciones sexuales?

–El clima de tensión laboral, de exigencia en las empresas y de carga de responsabilidades es terrible para el deseo sexual. Vemos en las consultas cada vez gente más joven, treintañeros, con problemas de falta de deseo. Está claro que el estrés es muy perjudicial y la crisis suele llevar añadidos problemas de ansiedad, nerviosismo... una situación muy poco propicia para mantener unas relaciones sexuales satisfactorias. Pero, en general, la falta de deseo se produce por el estilo de vida actual, en el que hay una gran fatiga en la gente, un cansancio que se acumula y un tipo de descanso basado en la pasividad frente a la televisión.

–Sin embargo, hay estudios que indican que al disponer de menos dinero para salir las parejas viven un nuevo auge sexual.

–Bueno, es que se dan las dos cosas. Esto es como el consumo de alcohol, que puede ser un buen desinhibidor o, en dosis altas, no permitir la erección. Es cierto que, al aumentar el tiempo de intimidad en el hogar se predispongan mejor a las relaciones sexuales. Incluso se habla de mejores ventas en juguetes sexuales.

–Precisamente de los artículos eróticos trata uno de los talleres de estas jornadas.

–Los juguetes sexuales pueden ser una buena herramienta para favorecer la salud sexual. No me refiero al típico vibrador, sino a otro tipo de juego, como los juegos de mesa, que ayudan a las parejas a que se conozcan mejor sexualmente. Es curioso la cantidad de parejas que, por no conocerse bien siguen por inercia haciendo al otro algo que, en realidad, no le gusta. Hay mucho pudor a la hora de conversar; en el sexo muchos hacen las cosas pero luego no se atreven a hablar de ellas.

–Pero, ¿los juguetes sexuales pueden mantener en una pareja el deseo sexual o es una solución momentánea?

–La pareja puede salir muy fortalecida y mantener el deseo a lo largo del tiempo. Cuando uno encuentra una forma de vida más gratificante y le da una importancia distinta a la sexualidad luego es difícil dar marcha atrás.

–La educación sexual es un tema clave en las jornadas. ¿Por qué la formación sexual no termina de cuajar en las escuelas?

–Es un tema en el que insistimos mucho desde la Sociedade pero, más que avanzar, está retrocediendo. La educación sexual es una necesidad en muchos niveles, pero especialmente en los jóvenes. Nos encontramos cada vez más con un modelo en el que se está desligando la sexualidad de la afectividad y eso es muy peligroso. La educación afectivo sexual puede hacer mucho en contra de grandes lacras sociales como los malos tratos. Pero los escasos programas que se estaban implantando, por ejemplo en Valencia, se están retirando por la falta de medios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook