26 de agosto de 2011
26.08.2011
Manuel López Rivadulla/Catedrático en Toxicología 

El alcohol inhalado, triplemente malo

Expertos en cócteles de Galicia descartan imitar el "inhalador de chupitos" de Baleares: "No le vemos nada atractivo; es esnob"

26.08.2011 | 09:59

Cada semana de este verano, dos vuelos chárter despegan de Santiago de Compostela en dirección a Menorca e Ibiza con la empresa Orbest –en contacto con agencias de viajes–, a lo que se suma el vuelo regular que enlaza todos los días la capital gallega con Palma de Mallorca. Como mínimo, un millar de personas viajan de Galicia a las islas Baleares cada semana. Muchos de ellos son turistas en busca de días de descanso o de noches de fiesta.
Lo último en la opción nocturna, los inhaladores de alcohol bautizados como "oxy shots", que permiten aspirar –en vez de beber– alcohol de diversa clase, acaban de ser retirados. El mecanismo de esos dispositivos es sencillo: Utilizan oxígeno en gas para convertir el alcohol en vapor y éste asciende por un tubo por el que se aspira.
La Dirección General de Salud Pública y Consumo inmovilizaba seis de los aparatos que suministran los chupitos de alcohol inhalado de la zona turística de Magaluf, en Mallorca, donde se había puesto de moda esta práctica entre los más jóvenes. Allí podían elegir entre una amplia variedad de sabores entre los que destacan el vodka de fresa, el tequila o la absenta por un precio de entre cuatro y diez euros. No se descarta, no obstante, que puedan intervenir más ya que se desconoce la extensión de estos aparatos, que usan material médico para oxigenar el alcohol.
Por eso, médicos consultados por FARO advierten de los efectos perjudiciales de ese consumo, que es mucho más instantáneo y potente que la asimilación por el organismo de una copa que se ingiere de la manera convencional.
La Dirección General de Salud Pública y Consumo inmovilizó los aparatos después de la inspección realizada en colaboración con la Guardia Civil. El Govern balear decidía de este modo poner fin a esa práctica ante el posible riesgo que supone el consumo de alcohol inhalado, alegando además que no se ha podido determinar el origen del alcohol suministrado. Además, la Dirección General asevera en un comunicado que se ha llevado a cabo una utilización inadecuada de material de uso exclusivo sanitario y bajo prescripción médica.
Se detectó una carencia total de higiene en los filtros por los cuales se inhala el producto, mientras que en ningún momento se ha informado a los consumidores de los riesgos que supone la inhalación
Ante la tentación de que sea, precisamente, la denuncia de esos sistemas –parece que importados de Londres– una llamada a su uso, los expertos aconsejan no recurrir al alcohol por esa vía.
Y, ante la posibilidad de que comiencen a demandarse en Galicia, los hosteleros y expertos, lo rechazan de plano. "No hemos visto ninguna máquina y no le vemos mercado", asegura José Iglesias, manager de una empresa de cócteles gallega llamada "Classic Bar". "Lo que engancha es el esnobismo", bromea. También indica que si se da el caso de que les ofrezcan la máquina de los chupitos aspirados "nos negaríamos". "Es que no le vemos nada de atractivo", sostiene el empresario, "aquí [por Galicia] lo que triunfan son las copas de calidad". Este sistema que permite emborracharse rápidamente está, según Iglesias, más enfocado a los turistas extranjeros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook