25 de junio de 2011
25.06.2011

Un profesor navarro descubre el nombre hebreo "Jacob" en la tumba de Santiago

El hallazgo, afirma, "confirma la tradición" que sitúa al Apóstol en la catedral compostelana

25.06.2011 | 02:06
Inscripción que Enrique Alarcón usó para descifrar el nombre de "Jacob". // E. A.

Enrique Alarcón, profesor de Filosofía y Letras de la Universidad de Navarra, anunció ayer que ha descubierto una inscripción del siglo I con el nombre hebreo "Jacob", equivalente a "Santiago", en el sepulcro del Apóstol en Compostela, un hallazgo que, a su juicio, "confirma la tradición" que sitúa al Apóstol en tierras hispánicas y su enterramiento en el templo.
En un comunicado, el profesor explica que "Jacob" aparece entrelazado con la palabra griega "mártyr" –que significa "testigo"–, en una inscripción hallada por el profesor Isidoro Millán en la tumba de Atanasio, uno de los dos discípulos –junto a Teodoro– que, según la tradición, acompañaban a Santiago el Mayor. En su momento, 1988, Millán, filólogo y profesor en la capital gallega, había descubierto ya las palabras "Atanasio" y "mártir", aunque su especialidad eran las lenguas clásicas y no el hebreo.
Alarcón argumenta que la simbología de la inscripción –a la que solo ha tenido acceso, hasta ahora, por medio de reproducciones– "es muy rica" y contiene inscripciones que remiten a las halladas en las tumbas del primitivo cementerio judeocristiano de Jerusalén. En concreto, aclara, ha hallado alusiones a la fiesta judía del Shavu´ot, equivalente a la del Pentecostés cristiano, a lo que se suman, afirma, la representación de panes rituales de esa celebración que "dejaron de hacerse en el año 70" tras la destrucción del Templo de Jerusalén por los romanos.
Alarcón, que expuso sus conclusiones durante la clausura de la Cátedra Camino de Santiago de la Universidad de Navarra, recuerda que es en Pentecostés cuando los apóstoles predican por primera vez a todos los pueblos, según el Nuevo Testamento. "Cristo les había encargado que solo entonces podrían salir de Jerusalén y ser sus testigos hasta el fin de la tierra, el Finis Terrae", explica. En esa línea sostiene que la inscripción se refiere a Santiago como "cumplidor de ese mandato: testigo de Cristo en el Finisterre, el nombre romano de la costa gallega, y es casi contemporánea, ya que los caracteres hebreos son anteriores al 70".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook