18 de junio de 2011
18.06.2011

El abanico creciente de credos

La universidad coruñesa estudia la situación de las confesiones distintas al catolicismo para brindar información a los gestores locales que ayude a "traducir el derecho en una realidad"

18.06.2011 | 08:30
El actor Manuel Regueiro da vida al Eduardo Barreiros adulto, en un fotograma del filme. // Continental

Galicia registra más de 250 lugares de culto no católico a lo largo de su geografía, así como 13 confesiones religiosas. Con el fin de que el caso de la niña de Arteixo que deseaba asistir a clase con el velo islámico, lo que originó un cruce de preguntas entre el centro y la Xunta, la Universidade da Coruña y la Fundación Pluralismo y Convivencia realizan un estudio que censará la situación de los grupos religiosos no católicos en la autonomía.

"Para que no se repitan casos como el de la niña de Arteixo". Con la intención de facilitar a los gestiones, sobre todo, municipales, la aplicación de la ley para garantizar el derecho a la libertad religiosa, la Universidade da Coruña (UDC), en colaboración con la Fundación Pluralismo y Convivencia, ha emprendido un estudio en el que censará y recogerá la situación de los grupos religiosos no católicos existentes en Galicia. "Un 6% de la población española con otras creencias —distintas al catolicismo— tiene demandas soportadas en las leyes que no siempre son atendidas", señaló el presidente de la fundación, José Manuel López, que presentó el estudio, ayer, en A Maestranza, junto al rector coruñés, José María Barja, y al catedrático de la Facultad de Sociología de A Coruña, Antonio Izquierdo.
El primer tramo de la realización del proyecto Pluralismo religioso en Galicia, que tiene como plazo para su desarrollo un máximo de un año y medio, ha permitido ya a los investigadores constatar "una primera sorpresa", según definió Antonio Izquierdo: en Galicia hay "más de 250 lugares de culto —no católicos— y 13 confesiones religiosas", y casi la mitad se encuentra en A Coruña.
Los lugares de culto que más abundan en Galicia por detrás de los católicos son, detalló el sociólogo coruñés, los templos evangélicos, que suman 150 en todo el territorio gallego. Les siguen los testigos de Jehová, con 50 lugares de culto; los adventistas, con ocho; los mormones, con siete; y los colectivos judío y budista, con tres espacios dedicados a la práctica de su religión cada uno.
El catedrático de Sociología explicó que el estudio se marca cuatro objetivos: "Describir y elaborar la base de datos de religiones no católicas en Galicia, estudiar la implantación de nuevas creencias desde la Transición, estudiar el nivel de institucionalización y estructuración de esas organizaciones religiosas y analizar las relaciones institucionales de los grupos no católicos en la comunidad autónoma".
"Esta investigación va a permitir aunar legislación. Habrá información para que los gestores locales sepan tomar una decisión", apuntó López, quien abogó por intentar "aplicar las leyes para traducir el derecho a la libertad religiosa en una realidad".
Izquierdo, que incidió en que el estudio se aborda "con un criterio rigurosamente laico, de rigurosa neutralidad y con una ausencia completa de cortapisas a la hora de hacer la investigación", recordó el caso de la niña musulmana que fue expedientada y castigada sin actividades extraescolares en su centro escolar, en Arteixo, por negarse a dejar de llevar el velo islámico. La joven arteixana, en cuyo caso se pasan la pelota autoridades locales y autonómicas, está a la espera, además, de que la Xunta dé luz verde para trasladarla de colegio.
El sociólogo de la Universidade da Coruña subrayó la vocación del trabajo de "que alcaldesas y alcaldes sepan dónde tienen información para saber cómo gestionar estos problemas anticipándose a ellos y de modo social, y no gestionando de modo virtual". Izquierdo mostró además su confianza en que el informe sirva de ayuda "para que no se repitan casos como el de la niña de Arteixo", en los que, afirmó, "la batuta la tienen que llevar los municipios", por lo que expresó su intención de brindarles "una base fiable, rigurosa y permanentemente actualizada". López reivindicó la utilidad del proyecto como herramienta para tratar de modificar la situación actual, en que los gestores competentes se encuentran con casos como el de la niña arteixana y "no saben cómo resolverlos". Izquierdo matizó que, además de las autoridades municipales, "también nos dirigiremos al Gobierno autonómico".
El profesor de la universidad coruñesa señaló que parte de la diversidad religiosa de Galicia es histórica y que otra parte proviene de la inmigración, aunque destacó que "los hijos de inmigrantes ya no serán inmigrantes" y que "la inmigración se ha terminado; empieza otro ciclo". El catedrático juzgó la pluralidad de culto beneficiosa y natural en la sociedad española actual. "Como no puede ser de otro modo en una sociedad democrática y capitalista, hay libertad de conciencia y no se puede imponer una visión del mundo", defendió Izquierdo, y aseveró: "En la medida en que la sociedad pierda diversidad, perderá riqueza económica y social. La pluralidad es diversidad, es un valor económico fundamental. Y es un componente endógeno en el ADNdel siglo XXI".
El presidente de la Fundación Pluralismo y Convivencia recordó que el pasado 5 de junio se cumplieron 31 años de la promulgación de la ley orgánica de libertad religiosa y se refirió al cambio sociológico registrado en España desde entonces, y denunció que "no está siendo acompañado por un cambio en el imaginario sobre el hecho religioso".
"Hace años, ser español era ser blanco, católico, heterosexual, castellano parlante y conservador. Hoy, no. Pero el imaginario sobre religión lo seguimos viendo en términos de clericales y anticlericales", afirmó el presidente de la fundación. López señaló que la población española de credos distintos al católico tiene demandas que, pese a estar garantizadas, al menos teoría, al recogerlas la legislación, "no siempre son atendidas". Como muestra de la falta de correspondencia entre la diversificación religiosa de los gallegos y la normalización de esta pluralidad en la sociedad, López recordó que en Galicia no existe ningún cementerio para los musulmanes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook