16 de diciembre de 2010
16.12.2010

Gómez: "Hacer matemáticas es una forma de pensar y observar el mundo"

El profesor de la Politécnica de Cataluña afirma que la humanidad siempre se vio fascinada por los secretos

21.12.2010 | 16:44
Joan Gómez (izq.) fue presentado por Antonio Vaamonde, catedrático de Estadística. // Ricardo Grobas

"Hacer matemáticas és una forma de pensar y de vivir; una forma de observar al mundo", dijo ayer en el Club FARO Juan Gómez Urgellés, profesor de la Universidad Politécnica de Cataluña. En su charla, "De Euclides a Internet (espías, matemáticas y seguridad), que le presentó Antonio Vaamonde, catedrático de Estadística de la Universidad de Vigo, hizo un recorrido por la historia de la criptografía. los códigos secretos, encriptados...

El mensaje básico. "Las matemáticas –dijo– pueden ser útiles y atractivas. Matemáticas es sentimiento. Hacer matemáticas no es realizar una sucesión de rutinas, ni hacer más temas, es ofrecer más ideas y más creatividad; enseñar matemáticas forma parte de la educación y formación de ciudadanos destacando la componente humana de las mismas y despertando el espíritu crítico, fomentando el debate y el trabajo en grupo. El lenguaje matemático no ha de ser el punto de partida, sino el punto de llegada".

Una tortura. Citando a Puig Adam, dijo que "la matemática ha constituido, tradicionalmente, la tortura de los escolares del mundo entero, y la humanidad ha tolerado esta tortura para sus hijos como un sufrimiento inevitable para adquirir un conocimiento necesario; pero la enseñanza no debe ser una tortura, y no seríamos buenos profesores si no procuráramos, por todos los medios, transformar este sufrimiento en goce, lo cual no significa ausencia de esfuerzo, sino, por el contrario, alumbramiento de estímulos y de esfuerzos deseados y eficaces". Añadió él que "uno de los defectos fundamentales que tenia la enseñanza matemática, para técnicos en los comienzos del siglo era su exceso de abstracción, su insconciente apartamiento de toda aplicación inmediata al mundo real. Ello motivó , como es sabido, una intensa reacción antimatemática en las escuelas técnicas, que quedó rápidamente frenada en cuanto los mismos técnicos se dieron cuenta de que la culpa de su incapacidad no radicaba en la matemática en sí , sino en el modo cómo se las habia enseñado" .

Fraudes. "¿Pueden las matemáticas proporcionar herramientas ante posibles fraudes? – se preguntó–. Les ofrezco algunos consejos para proteger sus sistemas de seguridad cuando introduzca claves en el cajero, códigos pin, contraseñas en Internet. Uno, nunca elija como clave, pin, contraseña,.. la fecha de nacimiento, el nombre de los hijos o la matrícula del coche; dos, la clave debe ser memorizada y jamás escrita en un papel; tres, le sugiero que conste por lo menos de ocho caracteres. Si empleamos sólo seis distintos (números del 0 al 9 y letras del alfabeto incluyendo la ñ) podemos tener algún disgusto; cuatro, la clave, como no podemos escribirla, debe ser sencilla de memorizar; y cinco, debe ser modificada con frecuencia. Los que deseen descubrirla podrían hacerlo en algún momento, por lo que conviene cambiarlas periódicamente".

Criptología. "Se dice que la criptología ha matado más gente que la bomba atómica. No sabríamos decir si esto es cierto, aunque sospechamos que sí. Es famosa la historia de la máquina Enigma, creada en 1923, utilizada en la II Guerra Mundial por el ejército alemán, y como los británicos rompieron su código. Sin embargo, no es tan conocido el hecho de que las primeras máquinas Enigma utilizadas en condiciones de combate lo fueran en la guerra civil que asoló nuestro país.

Rompedores de códigos. "Tampoco es muy conocida la importancia de los servicios de escucha y descriptación en esa contienda, y lo fueron, y mucho. En España hubo, en ambos bandos, grandes ´rompedores de códigos´, mentes brillantes que ayudaron a su bando con su inteligencia, y grandes organizadores, que se encargaron de canalizar y explotar sus logros".

El arma secreta. "Franco contó durante la Guerra Civil con un arma secreta que le permitió estar conectado de forma segura con sus principales generales para coordinar las ofensivas bélicas y mantener a los militares republicanos ciegos sobre sus intenciones. Era precisamente el Enigma urilizado antes por los alemanes y cedido después, una especie de máquina de escribir".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook