28 de agosto de 2010
28.08.2010

Muse y Pet Shop Boys desatan la locura en el Monte do Gozo

La banda británica Muse protagoniza el festival estrella del Xacobeo 2010 en el Monte do Gozo

28.08.2010 | 11:27
Muse y Pet Shop Boys desatan la locura en el Monte do Gozo

El grupo Muse es ya un clásico habiendo pasado solo cinco veces por el estudio. Desde su comienzo con "Showbiz" (1999), las grabaciones del disco fueron de éxito en éxito, consiguiendo ser uno de los grupos con mayor poder de convocatoria del planeta. Como muestra la de anoche. Para asistir al Festival Xacobeo 2010 en el Monte do Gozo, festival que encabezó en un principio este grupo, las aproximadamente 25.000 entradas tardaron pocas semanas en agotarse. De manera que entre los que estuvieron viendo a Pet Shop Boys una hora más tarde había más fans de Muse que de los veteranos y míticos Pet Shop (debido principalmente a que la confirmación de la asistencia del grup o se dio cuando las entradas estaban prácticamente agotadas). El carácter del "clásico" del grupo Muse, formado por músicos que apenas pasan de los treinta tacos, es algo que se sugiere desde antiguas críticas. Por ejemplo, Roger Morton, de la NME, en su reseña del disco "Origin of Symmetry" (2002) mencionó entre las herencias del grupo a las "versiones más oscuras" de Kurt Cobain, Mahler, David Cronenberg, The Tiger Lilies, Kafka y Shoenberg, haciendo un disco "sexi y populista". Lo que se aprecia, además de que Morton probablemente no escuchara a Mahler ni a Schoenberg en su vida, es el hecho de que Muse parezca rezumar historia y ser un monumento vivo, y que la crítica se esfuerza bastante para que lo parezca.
El grupo hace todo lo posible para ello, para que su música parezca tallada en mármol. Ya no solo la utilización puntual de órganos de iglesia, arreglos para cuerdas y títulos que evocan la tradición clásica ( a "Exogenesis", de su último disco "The Resistance", se la denomina una "Sinfonía" en tres partes). Ni por citas como el Nocturno nº 2 de Chopin al final de "United States of Eurasia" o la especie de cadenza de piano en "Butterflies and Hurricanes" que nos trasladan de una manera evidente al mundo romántico. Más disimuladamente, armonías como en "MK Ultra", en el estribillo de "New Born" (tocados anoche) , en "Space Dementia" o la melodía de "Plug in Baby", son ejemplos de esa influencia clásica, más explotada en géneros como el metal, el rock progresivo o incluso en las baladas pastelosas de pop que en la música "indie".
Armonía clasicoide y nostálgica bajo una carcasa cargada de decibelios y saturación. Si las referencias a las musas del nombre del grupo ya nos da algunas pistas sobre la influencia en su música de piezas de museo sonoro (una musa es eso, inspiración mítica, clásica), el radical celta "mus", que se refiere al movimiento, define otro aspecto del grupo: el ritmo, el "divertimento" ("amuser"), la potencia del grupo en directo que anima al público a abanear el cuello. La sonoridad del grupo, en la que dejaron su huella, de los temas escuchados anoche, desde Rage Against The Machine ("Butterfly and hurricanes), Queen ("United States of Eurasia"), Radiohead (en voces como "Supermassive black hole" o arreglos de ondas Martenot en "Resistance"), el metal ("Stockholm syndrome") o el synthpop, se junta con ese deje clásico para construir una música dramática, de lo más épico que uno puede encontrarse en una lista de éxitos. Sin llegar a tener las ambiciones creativas del "rock progresivo" con que se suele relacionar a Muse, ni de grupos como Radiohead que se encuentran entre sus mayores influencias (de hecho, John Leckie, productor de los dos primeros discos de Muse, también produjo "The Bends" de Radiohead y participó en la grabación de "Meddle" y "Wish you were here" de Pink Floyd), lo visto anoche muestra por qué el directo de Muse está considerado entre los mejores y más intensos de los últimos años. Para la difícil tarea de llevar al directo los temas de sus discos se contó con el apoyo de Morgan Nicholls.
La presencia del grupo en el Monto do Gozo constituía la mayor atracción del Festival Xacobeo 2010 y una de las citas más esperadas de la celebración del Año Santo. Desde las 18:00 de la tarde, hora a la que se abrían las puertas, el auditorio que se fue llenando para asistir a los conciertos de The Right Ons, Jonsi, llegó al delirio con la aparición de Muse en escena a las 22.30.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook