01 de marzo de 2010
01.03.2010
MODA JOSÉ CASTRO - Diseñador

"Es un honor que piensen en mí como sustituto de McQueen"

El modisto pontevedrés afirma que su estilo encaja con el legado del diseñador británico, fallecido el mes pasado.

01.03.2010 | 07:30
"Es un honor que piensen en mí como sustituto de McQueen"

El rumor surgió de los corrillos de Cibeles Madrid Fashion Week en su última jornada y se ha extendido como la pólvora: el gallego José Castro podría sustituir al reconocido Alexander McQueen, que se suicidó el pasado 10 de febrero en su domicilio de Londres. El modisto gallego asegura no saber más que lo que circula por internet, aunque se siente orgulloso de que su nombre suene entre los posibles candidatos del grupo Gucci para continuar con la marca del diseñador británico, considerado en "enfant terrible" de la moda.

–Se rumorea que podría ser el sustituto de MacQueen. ¿Se han puesto en contacto con usted desde Gucci?

–No. Es un rumor que está en todas partes y que según me han dicho llega desde Londres, pero no sé nada más que lo que me han comentado y lo que he leído en algunos artículos en internet y en Twitter. Hay quien dice que esto lo hacen para sondear el ambiente... Hubo un momento en Cibeles, donde estaba presentando dos diseños para Cruzcampo Ligth, que tuve que irme porque me agobiaba. Todo el mundo me paraba o me llamaba y me decía: "Oye, José, me enterado de esto...", incluso desde el extranjero...

–¿Aceptaría el reto?

–Yo encantado.

–¿Sin dudarlo?

–Claro. Para mí es un orgullo que Gucci esté pensando en mí como uno de los candidatos para sustituir a McQueen, porque para mí es en genio. Lo que pasa es que hablar de esto me da cosa porque decir es matar...

–¿Qué grado de veracidad le otorga a estas informaciones?

–Como dice el refrán, "Cuando el río suena, agua lleva". Si se dice es que se piensa. Puedo entender que se piense porque creo que sería perfecto para ese puesto. No me veo en otra marca, pero en McQueen sí porque tenemos muchas cosas en común: la pasión por el cine, el sentido del espectáculo, la mezcla de alta costura con prêt-à-porter...

–Además colaboró con él...

–Gané un premio de diseño en 1999 y estuve dos semanas colaborando con McQueen para su última colección para Givechy. sí.

–Usted reivindica sus raíces gallegas en su trabajo. ¿Podría seguir manteniendo este espíritu?

–Cuando trabajas en una firma siempre hay mucha parte de ti. Habría que acercarse a los históricos para ver hacia donde va la empresa.

–¿No teme la presión que este salto pueda suponer?

–Presión hay porque McQueen es el summum de cualquier casa de diseño: sus presentaciones son muy dispares y evolutivas, y el nivel de calidad es bestial. Por lo tanto, entrar en algo tan gordo es estar en el punto de mira.

–¿Y a las comparaciones?

–Es lo que menos me preocupa. Me doy más miedo yo: mi afán por la perfección, superarme a mí mismo... porque McQueen era el summun y su pérdida es tan repentina y reciente que careces de medios para absorber algo así.

–¿Qué pasaría con su marca?

–Ya vería. Tengo cinco colecciones y sigo haciendo mis pinitos por el mundo. Siempre me he visto como un directivo creativo de una marca. Creo que tengo una amplia visión comercial. Mi marca es más una propuesta de marketing porque no tengo estructura ni medios para crear una empresa en un país con la incultura de España. Lo mejor es trabajar para una marca que ya tiene una infraestructura, en la que tú, con tu energía, puedas mantener y ampliar. Desde siempre me ha interesado más trabajar fuera.

–¿Por qué dice que hay incultura en la moda?

–Aquí no se invierte en una empresa ni hay ayudas para promocionar a los jóvenes talentos. La mayoría de las empresas de moda: Adolfo Domínguez, Roberto Verino... se fundaron en los ochenta. Desde entonces no ha habido más a no ser que sean subempresas como es el caso de Bimba & Lola, que está dentro de Carolina Herrera. Fuera de España es como si no existiéramos. Hay mucho desconocimiento de lo que se está haciendo aquí.

–¿Promocionar nuestra moda fuera es la gran asignatura pendiente?

–Creo que la moda y todo. Todo lo que implica cerrarse es ir hacia atrás. La globalización, la industrialización y la exportación son el camino para sobrevivir, pero hace dos días que salimos del franquismo y no somos una sociedad abierta aún. Aquí criticamos a quienes encuentran el éxito fuera, como a Pe (Penélope Cruz).

–Y mientras la noticia se confirma o se desmiente, ¿en qué anda trabajando?

–Estoy diseñando una colección para Caramelo y comienzo ahora una colaboración con las marcas Kukuxumuru y Serpelsa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook