07 de octubre de 2009
07.10.2009
María victoria rodríguez Jefa del Servicio de Rehabilitación del Complejo Hospitalario de Vigo (CHUVI)

"No está clara la línea que separa la normalidad de la patología"

La doctora ve "indicios preocupantes" de freno del Plan Estratéxico de Saúde Mental

06.10.2009 | 23:42
María Victoria Rodríguez, ayer, en Vigo

–¿Dónde se encuentra la línea para acotar lo que se entiende o no por una enfermedad mental? La asistencia al psicólogo o al psiquiatra puede marcar la frontera?

–No existe una línea divisoria clara. Lo que menciona del psicólogo o psiquiatra tiene que ver un poco con el estigma y los prejuicios. Existe la idea de que quien acude al psiquiatra tiene un problema más grave. No es exactamente así. La diferencia entre el psicólogo y el psiquiatra es que el segundo es médico e además puede medica. No está tan clara la línea que separa la normalidad de la patología.

–¿Se puede incluir en la patología la ansiedad y la depresión?

–Pueden ser síntomas. Uno puede estar ansioso sin estar enfermo. Hay situaciones que generan ansiedad y que todos sufrimos alguna vez. ¿Qué es lo que determina que sea una enfermedad? Cuando es algo persistente y continuado que dificulta la vida diaria.

–Usted asevera que la salud mental es cuestión de todos. Especifíquelo

–Tiene un doble sentido. Por un lado, todos somos responsables de nuestra salud mental en los términos que tiene que ver con la disposición por fomentar nuestra salud. También está el sentido de reivindicación ciudadana para exigir que las autoridades pongan en marcha los recursos necesarios. Hay una tendencia a creer que todos los problemas deben ser resueltos por el Estado. No, algunas cosas tenemos que solucionarlas nosotros. No obstante, muchas cosas no se habrían alcanzado si no fuese por las asociaciones.

–¿Qué hay de cierto en que en las familias con pacientes con problemas de salud mental se tiene más riesgo de caer enfermo?

–Por un lado, está la evidencia de que hay un componente genético en la causalidad de muchas enfermedades mentales, sobre todo, las severas. Pero, efectivamente, aún estando sana la familia, sus miembros están sometidos a una sobrecarga que a medio plazo puede minar sus defensas psicológicas y mentales. En algunos casos, los enfermos acusan a la familia de que tiene la culpa de su dolencia.

–La crisis está recortando los presupuestos en investigación y en sanidad. Se supone que también habrá recortes en las áreas de salud mental.

–Acabo de leer con preocupacion que loa Consellería de Sanidade suspendió los planes previstos de inversión en Atención Primaria. Evidentemente, eso pone en tela de juicio la posibilidad de desarrollar cuestiones como la de dotar más recursos a Atención Primaria para que los profesionales puedan prevenir y detectar este tipo de problemas de salud.

–Corre peligro la ejecución del Plan Estratéxico de Saúde Mental 2006-2011".

–Hay indicios preocupantes. Recientemente, dimitió el coordinador del Área de Saúde Mental de Ourense porque no le renovaron los contratos a tres profesionales del área, uno de los cuales era responsable de un programa piloto de prevención de suicidio. Es verdad que la situación económica es la que hay pero también es cierto que para otras cosas sí que hay dinero.

–¿Que actuaciones prevía el Plan en el área de Vigo?

–En él, se preveía una nueva unidad de salud mental en Val Miñor, un centro residencial en Tui y reforzar equipos de salud mental y crear un equipo de continuidad (visita a domicilio, puesta en marcha de programas de rehabilitación...) en el área de Cangas. Todo eso quedó un poco pendiente de ejecución. Ocurrió que pese a ser un presupuesto final no utilizaron todo el dinero previsto desde un inicio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine