01 de julio de 2009
01.07.2009
Festivales de verano

El Festival de Ortigueira calienta motores

La banda escocesa Wolfstone, Susana Seivane o Xosé Manuel Budiño son los principales reclamos de esta edición que espera recibir a más de 90.000 personas

01.07.2009 | 20:35
La banda folk escocesa Wolfstone

El Festival Internacional del Mundo Celta de Ortigueira, que celebra este año su 25 edición, ha preparado una programación musical "puramente celta", según el coordinador del evento, Alberto Balboa, que indicó que espera la presencia de más de 90.000 participantes de todas partes del mundo.

Las bandas escocesas Wolfstone y Battlefield Band, dos de los grupos preferidos por los aficionados a la música folk, son los principales reclamos del festival, que incluye entre otros a Susana Seivane, Xosé Manuel Budiño, La Bottine Souriante, Korrontzi y Fred Morrison, ganador del trofeo Macallan y considerado el mejor gaiteiro del mundo.

Además de las actuaciones del escenario principal, el Festival organiza desde hace diez ediciones el escenario Runas, una plataforma promocional para jóvenes grupos folk emergentes que optan a tocar en el principal en la edición siguiente.

El ambiente musical se completará con música a pie de calle a cargo de bandas de gaitas y otras agrupaciones folk en todo el pueblo, además de actividades paralelas como un curso de baile tradicional, canto y pandeireta a cargo de Mercedes Peón o un taller de fabricación de palletas.

Aunque en los últimos años el festival se había abierto a otros estilos musicales, Alberto Balboa destacó durante la presentación del festival en Compostela que la 25 edición quiere recuperar su sonido más céltico, "para homenajear los orígenes del festival, sin renunciar a ser un encuentro multicultural".

La secretaria general de Turismo, Carmen Pardo, calificó el festival como "la mejor fiesta de Europa" y destacó la "importante" colaboración de la sociedad pública de gestión del Plan Xacobeo en los 600.000 euros de presupuesto del festival.

El alcalde de Ortigueira, Rafael Girón, destacó la "hospitalidad y paciencia" de los vecinos del pueblo, "que sufren el festival durante dos semanas, no cuatro días", según recordó, ya que la población de la capital de Ortegal, apenas 7.000 vecinos, se multiplica por catorce durante el encuentro musical, lo que trastorna por completo la vida del municipio.

El regidor aseguró que la crisis económica no sólo no afectará negativamente al festival sino que "lo reforzará" al ser uno de los pocos grandes encuentros musicales completamente gratuitos.

"Ofrecemos lo máximo gratis, cada asistente sólo tiene que pagarse su comida y su tinto de verano", bromeó Girón.

El Festival Internacional del Mundo Celta de Ortigueira nació en 1978 de mano de la Banda de Gaitas del municipio, y con el paso de los años se ha convertido en la referencia mundial de los aficionados a la música folk, junto al Festival Interceltique de Lorient (Francia).

El encuentro congrega anualmente a casi cien mil personas en el entorno de la playa de Santa Marta y el pinar de Mourozos, que se convierte en una auténtica ciudad improvisada de jóvenes aficionados a la música de las ocho naciones del mundo celta: Galicia, Asturias, Escocia, Irlanda, Gales, Cornualles, Bretaña y la Isla de Man.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook